Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Movida madrileña de la JMJ

El gran encuentro internacional está en órbita. Gastos aparte, la Jornada Mundial de la Juventud no es un congreso para debatir los problemas de los jóvenes en la sociedad actual. La educación, los conflictos escolares, la integración en la vida laboral, los tratos discriminatorios al género femenino y a la infancia, la desigualdad y la pobreza en medio de la riqueza, la marginación o el exceso de competitividad quedan diluidos en un mensaje que pretende salvar y redimir a la gente joven a través de la bendición apostólica.

Ésta es la esperanza ante el presente y el futuro de unos jóvenes en el oleaje de una crisis impuesta por los poderes económicos. Ratzinger toca la flauta mágica e hipnotiza a la muchedumbre. Pero no amansa a las fieras del Movimiento 15-M, ese grupo de frustrados, resentidos o rabiosos, según las voces de la caverna mediática.

El mensaje de amor, defendido en los púlpitos de la derecha extrema, política, religiosa, social y económica, consiste en poner la otra mejilla para que las bofetadas de los que tradicionalmente son dueños de la batuta caigan en los dos carrillos de los más débiles.

Ellos golpean y seguirán atizando, bajo el tosco disfraz de los salvadores del mundo, mientras el vecino debe encajar los golpes con alegría, adoración y fe en los mercados financieros, en la banca y en los farsantes, en suma, de esta comedia grotesca.

Toman el nombre de Dios en vano, cometen toda clase de actos impuros, saquean, levantan falsos testimonios y mienten. Aprietan el gaznate, dejan morir de inanición al hambriento y codician la vida ajena y todos los bienes para ponerlos a su disposición. No creen en la justicia social ni en una paz justa. Ni aman al prójimo como se aman a sí mismos.

Ya que la Iglesia y sus fieles cacarean tanto sobre el Creador… ¿Quién es? Salta a la vista. Es un proceso de vida constante y un gran centro de energía cósmica inteligente. Parece lógico decir que todos los seres formamos parte de él y de un plan de evolución mediante el buen desarrollo de nuestras facultades mentales y anímicas.

Si hoy un tal Jesús, no más hijo de Dios que el resto, estuviese ahí, sería ecologista y uno de esos “progres trasnochados” al igual que tantos otros individuos que desean ética, insurrección pacífica e indignación activa contra cualquier manifestación caciquil, como la dictadura económica que impide una democracia real.

La JMJ, pues, tiene su seguimiento, provoca indiferencias y pone en marcha protestas ante la visita papal. Las intromisiones de Benedicto XVI y otros clérigos se dirigen hacia las normas democráticas. No tiran de las orejas a los reyes del mambo ni a los responsables del desorden de cosas que nos inunda. Santifican a los reaccionarios y a los fraudulentos. O dan terroncillos de azúcar y elevan a los altares a los aduladores.

Marc Llorente es periodista y crítico de espectáculos

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La calle del señor cura

La calle Nicanor López Brugos Para un ateo irreductible como yo, aquellas personas creyentes que muestran una completa…
Total
0
Share