Monseñor Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao, nuevo presidente de la Conferencia Epsicopal

El Obispo de Bilbao, monseñor Ricardo Blázquez Pérez, ha sido elegido esta mañana nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), por un periodo de tres años, en el marco de la 84 Asamblea Plenaria que se celebra en Madrid del 7 al 11 de marzo. Sustituye al Arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco Varela, quien ha sido Presidente de la CEE desde el 2 de marzo de 1999.
 

   Blázquez, abulense de 62 años de edad, fue con anterioridad obispo auxiliar de Santiago de Compostela, en 1988; obispo de Palencia en 1992, y desde 1995 responsable de la diocesis de Bilbao. Tras su designación para esta dicoesis, recibió críticas desde el PNV, que preferían un obispo vasco, y que recibieron al nuevo obispo como "un tal Blázquez". La elección de monseñor Blázquez ha sido por mayoría simple de 40 votos, con el apoyo decisivo de obispos vascos y catalanes. Rouco se quedó a un solo voto de su tercer mandato, para lo que requería dos tercios de los 76 electores. 
Pastoral contra la ley de partidos 
   Durante su permanencia en la diocesis bilbaína, monseñor Blázquez ha pedido reiteradamente el fin de la organización terrorista ETA y ha brindado su reconocimiento a las víctimas y los amenazados por la banda. También participó con el resto de las diocesis vascas en una nota pastoral en contra de la Ley de Partidos promulgada por el PP, y de rechazo a la ilegalización de Batasuna, lo que condujo a un agrio enfrentamiento entre la Iglesia Vasca y el PP en 2002, y que sigue siendo posición oficial de los prelados vascos sobre el terrorismo.
   En la carta pastoral, titulada "Preparar la paz", Blázquez y el resto de prelados vascos se referían a la Ley de Partidos como "asunto candente y resbaladizo", y vaticinaban que la norma que sacó de la legalidad a Batasuna "agudizaría" la división y la confrontación cívica. Como solución, la Iglesia vasca abogó por un diálogo paciente que busque el acuerdo, y afirmaban que la paz es incompatible con el terrorismo de ETA.
   Los obispos vascos, incluido Blázquez, no firmaron el documento que aprobó la plenaria del Episcopado en noviembre de aquel año titulado ’Valoración moral del terrorismo en España, sus causas y consecuencias’. Hace unos meses, monseñor Uriarte, obispo de San Sebastián, recordaba que la posición de la Iglesia vasaca hacia el terrorismo se somete no a ese documento del Episcopado sino a la pastoral suscrita por los obispos vascos.

Biografía
   Ricardo Blázquez nació en Villanueva del Campillo, Ávila, el 13 de abril de 1942. Fue ordenado sacerdote el 18 de febrero de 1967. Cursó estudios de Bachillerato en el Seminario Menor de Ávila desde 1955 a 1960 y los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Ávila entre 1960 y 1967. Es Doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, entre 1967 y 1972.
   Tras cursar sus estudios en Roma regresó a su diócesis de origen, Ávila, donde fue, entre 1972 y 1976, Secretario del Instituto Teológico Abulense. En el año 1974 comenzó la docencia en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde fue, hasta 1988, Profesor de Teología. Fue Decano de la Facultad de Teología de esta Universidad entre 1978 y 1981.
   El Papa Juan Pablo II le nombró en 1988 Obispo auxiliar del entonces Arzobispo de Santiago de Compostela Monseñor Rouco Varela. En 1992 fue promovido a Obispo de Palencia y el 8 de septiembre de 1995 fue nombrado Obispo de Bilbao.
   En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (1988-1993) y de Liturgia (1990-1993). Ha sido Presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de Relaciones Interconfesionales en el último trienio, 2002-2005. Es Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca desde el año 2000.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...