Miles de islamistas radicales piden en Pakistán poder ajusticiar a una cristiana por blasfema

El gobernador de Punyab pidió reformar la ley sobre la blasfemia y fue asesinado por un radical que luego fue ahorcado, lo que ha provocado protestas en la zona.
Los islamistas pìden la ejecución de Asia Bibi, mujer cristiana y madre de cinco hijos, condenada por blasfemia en 2010.

Miles de islamistas radicales se manifestaron este lunes en Islamabad tras la ejecución de otro islamista y para pedir el ajusticiamiento de Asia Bibi, una mujer cristiana acusada de blasfemia.

Mumtaz Qadri fue ahorcado el 29 de febrero por matar al gobernador de Punyab, que había pedido reformar la ley sobre la blasfemia, en el marco de las divisiones religiosas cada vez más profundas en este país musulmán de 200 millones de habitantes.

La blasfemia contra el Islam está castigada con penas que van desde la multa hasta la muerte. Además suele acarrear protestas sociales como las que se han visto a raíz de esta polémica.

Pakistán es un país islámico, algo reconocido en el artículo 2 de la Constitución, con una de las legislaciones más duras contra la blasfemia. El código penal de Pakistán especifica las ofensas a la religión, como dañar un lugar de culto, maltratar un Corán o difamar al profeta Mahoma.

Matar a Asia Bibi

Los simpatizantes de Qadri, un exguardaespaladas, entraron en la capital desde la ciudad vecina de Rawalpindi, donde ya se habían reunido el domingo y donde se enfrentaron con la policía y las tropas paramilitares.

Este lunes cerca de 3.0000 personas, muchas de ellas llevando palos, se concentraron en la Avenida de la Constitución de Islamabad, en el centro de la ciudad, cerca de la presidencia y del parlamento, rodeados por soldados.

Los islamistas también reclaman además que se declare «mártir» a Mumtaz Qadri. Además, piden la ejecución de Asia Bibi, la mujer cristiana, madre de cinco hijos, condenada por blasfemia en 2010 a morir en la horca, aunque su delito aún está pendiente de ser confirmado por un tribunal superior.

Asia Bibi fue denunciada ante un tribunal islámico tras mantener una discusión con unas vecinas. Vivía en el campo, y había acudido a coger agua con un recipiente, algo que sus compañeras le impidieron hacer con el pretexto que, al no ser musulmana, contaminaría el agua.

«Cristo murió por mí; ¿qué ha hecho Mahoma por ti?»

Asia Bibi afirmó que Cristo había muerto por ella, y preguntó qué había hecho Mahoma por sus interlocutoras. Éstas consideraron que había blasfemado, por la que la denunciaron ante un tribunal islámico, que confirmó la comisión de un delito de blasfemia, por el que fue detenido.

Cuando, ya en prisión, le ofrecieron la libertad a cambio de una conversión al Islam, ella se negó alegando que prefería morir como cristiana que salir de la cárcel como musulmana.

Su caso saltó a la opinión pública mundial y hasta el papa Benedicto XVI pidió el indulto para ella.

Un imán de Peshawar ha ofrecido casi 4.400 dólares a quien mate a esta mujer. La familia tuvo que huir de su lugar de su residencia, porque había sido considerada blasfema toda ella. Dos de sus cinco hijos han tenido que ocultarse. La foto de su marido ha circulado en diversos ámbitos para evitar que alguien le contrate.

Según las últimas noticias, el abogado de Asia Bibi confía en que se liberada, ya que, según alega, no existen pruebas de que haya cometido un delito de blasfemia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...