Mientras apoya la llamada «X solidaria» en el IRPF España reduce un 50% su ayuda al desarrollo

Es desde la justicia desde donde deben promoverse las acciones solidarias, con toda la cooperación ciudadana, pero no dejando al albur de quien marque o no.

La cooperación y la ayuda solidaria deben ir dirigidas a promover la justicia y el desarrollo real de la gente, sea en otros países, o en poblaciones desfavorecidas de nuestro propio país. Además esas necesidades no se pueden dejar al arbitrio de quienes marquen o no una casilla del IRPF, porque más de un tercio de ese dinero va a ONGs religiosas con el que además hacen proselitismo; porque se desconoce a que organizaciones y programas se destinará; porque la asignación tributaria es en sí misma una trampa que además de justificar la financiación a la iglesia católica, actúa de modo perverso al desviar unos ingresos generales del Estado reduciendo la aportación fiscal de quienes las marcan en un 0,7 o un 1,4 % según marquen una o las dos casillas, dejando fuera del debate parlamentario las asignaciones y sus destinos. Por otra parte le está sirviendo al gobierno de turno para reducir estas partidas con un recorte de más de 600 millones de euros, mientras conforma al personal con el reparto de 270 de la asignación tributaria. Estamos en contra de este juego injusto y creemos que lo verdaderamente solidario es exigir que se cumplan los compromisos de ayuda y asistencia social, en el sentido expresado al principio,  no conformarse con la limosna justificadora de una terrible injusticia.

Por eso como cada año pedimos a la ciudadanía: En el IRPF NO marques ninguna casilla.

España ha reducido un 49,7% la ayuda al desarrollo en el último año. Se convierte así en el país que mayor recorte ha efectuado a esta partida de entre los miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según los datos que ha dado a conocer este miércoles esa organización. En 2012, los miembros del CAD de la OCDE proporcionaron 125.700 millones de dólares (unos 97.9000 millones de euros) en asistencia oficial para el desarrollo —el 0,29% de su Producto Interior Bruto (PIB)—, lo que supone una caída del 4% respecto a 2011.

Este descenso supone la mayor caída desde 1997, según especifica la OCDE y se suma a la caída del 2% registrada en 2011. La organización añade que, desde 2010, la ayuda al desarrollo ha caído un 6% en términos reales.

Además de España, los principales descensos se han producido en Italia (que ha recortado las ayudas un 34,7%), Grecia (17,0%), Portugal (13,1%) y Bélgica (13%). Por el contrario, los menores recortes se han registrado en Dinamarca (1,8%), Francia (1,6%), Alemania (0,7%) y Finlandia (0,4%). En cualquier caso, la ayuda al desarrollo neta aumentó en términos reales algunos países como Corea del Sur (donde creció un 17,6%), Australia (un 9,1%), Austria (6,1%) o Islandia (5,7%).

Los donantes más importantes, por volumen de dinero, fueron Estados Unidos (30.500 millones de dólares, unos 23.7575 millones de euros ), seguido por Reino Unido, Alemania, Francia y Japón mientras que países como Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega y Suecia siguieron superando el objetivo de la ONU, fijado en el 0,7%.

“Es preocupante que la coacción presupuestaria en los países miembros haya dado lugar a una segunda caída consecutiva en la ayuda total”, ha dicho en un comunicado el secretario general de la OCDE, Angel Gurría. En cualquier caso, se ha mostrado confiado en que, de cara a 2015 —fecha límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio—, "la tendencia se invertirá".

Mientras, el presidente del CAD, Erik Solheim, se ha felicitado por el aumento registrado en algunos países y ha pedido al resto "aumentar su ayuda tan pronto como las circunstancias presupuestarias lo permitan". "El mantenimiento de los niveles de ayuda no es imposible, incluso en el clima económico actual", ha apostillado.

Alerta contra los recortes

La Comisión Europea ha lanzado un llamamiento a los gobiernos europeos para que no rebajen sus donaciones pese a la crisis. El comisario de Ayuda al Desarrollo, Andris Piebalgs, ha señalado "con pesar" que muchos Estados miembros están reduciendo el gasto en esos programas y ha advertido de que, aunque la UE sigue liderando el ranking de donantes, no se está “avanzando en la dirección correcta para alcanzar el objetivo colectivo del 0,7% para causas de desarrollo". "Entiendo que algunos países de la UE están en una situación dramática debido a la crisis actual pero necesitamos cumplir con nuestros compromisos", ha dicho el comisario en un comunicado.

También la Coordinadora de ONG de Desarrollo ha lamentado la situación especialmente sangrante en España, donde el presupuesto de la Ayuda Oficial al Desarrollo en 2012 es el 0,15% de la Renta Nacional Bruta, "situando a España a la cola de Europa". En un comunicado, las ONG han mostrado su indignación por lo que consideran el "desmantelamiento de la política de cooperación para el desarrollo", tras la publicación de los datos sobre ayuda al desarrollo de la OCDE.

"Con este brutal recorte (de un 49% con respecto al año anterior) España se sitúa a niveles de finales de la década de los 80", señala la coordinadora de ONG. Las ONG lamentan, además, que países con situaciones económicas similares realizan recortes mucho más moderados, como Portugal (donde han caído un 13%) y Grecia (un 17%). "El presupuesto que el Gobierno anunció para 2012 ascendió a 2.335 millones de euros, mientras que lo finalmente ejecutado apenas alcanza los 1.700", concluyen.

“Las cifras dadas a conocer esta mañana por el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE son desoladoras y dejan a España en la irrelevancia dentro de la lucha contra la pobreza en la comunidad internacional. Nuestro país sólo destina 15 céntimos de cada 100 euros a atender a los países más pobres”, ha declarado en un comunicado José María Vera, director general de Intermón Oxfam.

“El dato de que España destinó tan sólo el 0,15% de su Renta Nacional Bruta (RNB) a la ayuda al desarrollo, cuando tenía proyectado un 0,24% no es malo, es terrible, porque supone el abandono de millones de personas. El Gobierno español a pesar de tener estos fondos aprobados por el Congreso, no ha ejecutado 889 millones que podrían haber sacado a medio millón de africanos de la pobreza con inversiones en agricultura, y haber vacunado a 3 millones de niños y niñas contra la meningitis. Esto no es ganar en eficacia como había prometido el Gobierno al anunciar recortes en estas partidas. Este incumplimiento con los países necesitados se mide en números de vidas”, ha añadido Vera.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...