Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[México] ¿Y el Estado laico? Así es como gobernantes promueven actos religiosos en redes

Hay tuits que envejecen muy mal. El 8 de noviembre de 2018, la cuenta oficial del gobierno de Hermosillo publicaba que la entonces alcaldesa por Morena, Célida López, “fue invitada especial en la bienvenida a Sonora de Naasón Joaquín García, apóstol de la Iglesia La Luz del Mundo”. Y ahí sigue, incluso cuando ella ya no está en el cargo. ¿En qué punto se viola el Estado laico? Especialistas opinan.

El tuit del ayuntamiento de Hermosillo recibió críticas por ser una violación evidente del Estado laico mexicano, aunque lo peor llegó después, cuando Naasón Joaquín García fue condenado a 16 años y 8 meses en prisión en Estados Unidos por abuso sexual a menores. El tuit de 2018 sigue arriba, en la cuenta verificada de la institución.

Incluso ahora que Célida López fue sustituida por Toño Astiazarán en la alcaldía de Hermosillo.

Controvertido apoyo. 

Lejos de ser un caso aislado, redes institucionales y cuentas de personajes gubernamentales, en los que se comparten mensajes institucionales, son usadas para difundir actividades eclesiásticas, dar espacio a ministros religiosos en funciones o para predicar mensajes de fe, en contra de la ley. 

Según el Artículo 25 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público: “Las autoridades federales, estatales y municipales no intervendrán en los asuntos internos de las asociaciones religiosas”. Asimismo: “Las autoridades antes mencionadas no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni a actividad que tenga motivos o propósitos similares”. 

La alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, el 12 de octubre publicó en sus redes sociales su visita a la colonia Peralvillo, donde asistió a una “misa solemne presidida por el Arzobispo Carlos Aguiar Retes, en uno de los hermosos templos” ubicado en su alcaldía. Durante este evento, la funcionaria portaba una camisa de la Unión de Alcaldías de la Ciudad de México, que en el pecho la identificaba plenamente como alcaldesa de la demarcación. Asimismo, la cuenta Twitter @centro_alcaldia, que se encarga de promocionar materiales oficiales de la alcaldía y la imagen de la alcaldesa, replicó este mensaje. 

Ya el 5 de octubre, la alcaldesa había publicado que había acudido a la “celebración eucarística” en honor a San Francisco de Asís. En las fotos se le ve persignándose y frente a un altar: “¡Compartir tradiciones familiares y vecinales en #Cuauhtémoc, nos fortalece!” 

 Sandra Cuevas en acción… religiosa.

Por su parte, Araceli Beltrán Contreras, alcaldesa de Ixmiquilpan por el Partido del Trabajo, fue criticada en redes sociales por besar la imagen del Señor de Jalpan en 2021. Esta devoción también la ha llevado a su perfil político, que muestra en su foto de portada y en diferentes publicaciones los logos de su administración municipal. Lo que también muestra son otras visitas que ha tenido al señor de Jalpan, una de ellas (el 15 de agosto) abrazando a un Cristo que porta una banda tricolor con el escudo nacional.

En Ixmiquilpan también hace aire. 

Este tipo de violaciones al Estado laico ocurren, además, en instituciones más grandes. Tal es el caso del gobierno de San Luis Potosí. El 30 de junio de este año, en su cuenta de Facebook, hubo una transmisión en vivo donde con el copy: “Continúa la Bienvenida del nuevo Arzobispo de San Luis Potosí: Monseñor Jorge Alberto Cavazos Arizpe ahora desde Escalerillas”. 

El locutor de la transmisión, mientras se mostraban imágenes del interior de un recinto religioso, dijo que “como siempre, el Estado respeta todas las creencias religiosas”. La gente recibió a Cavazos al grito de “el obispo, el obispo, hay qué chulada”. 

Esta tendencia se manifiesta en figuras claves para el Estado mexicano, como lo es Delfina Gómez, quien cuando era diputada federal, en 2016, felicitó en sus redes sociales oficiales al monseñor “Carlos Aguiar Retes, quien como obispo de Texcoco durante más de una década, trabajó siempre por la unidad y la reconciliación. Su nombramiento como Cardenal es una gran noticia y es un orgullo para la comunidad católica”. Aguiar Retes ahora también es arzobispo primado de México.

La entonces titular de la SEP (ahora virtual candidata de Morena al Edomex) también participó sin empachó en el programa “Diálogos de la esperanza”, con el tema “Mensaje del episcopado mexicano de cara al próximo ciclo escolar”. En la plática, plenamente identificada como secretaria, expresó que para “la vocación y los designios que da Dios, cada alma tiene una misión y mi misión fue quizá estar así para dedicarme a mi misión, que es precisamente la educación”.

https://www.youtube.com/embed/aWd3qdyBCyQ?&wmode=opaqueDelfina y la Iglesia cuando era secretaria de Educación. 

FALTA GRAVE, PARTICIPACIÓN DE AUTORIDADES EN EVENTOS RELIGIOSOS 

Erick Adrián Paz González, maestro en Ciencias Sociales por la FLACSO e investigador de temas religiosos, explica que debido a cuestiones históricas, la separación Iglesia-Estado en México ha sido más tajante que en otros países de América Latina y que incluso es “mal vista”, invisibilizado que, se quiera o no, los ministros son actores políticos. 

Añade que existen políticos-religiosos “como López Obrador, Bolsonaro o Trump, que utilizan métodos religiosos para el poder político. Entonces Andrés Manuel cita al evangelio, habla de Jesucristo, para tratar de actualizar el poder religioso”.  

“Ellos lo hacen con la intención de posicionar sus creencias y sus iglesias lo que ellos consideran como la verdad y eso es totalmente válido en un Estado laico, porque es su perspectiva y su forma de entender el mundo”. 

No obstante: “Desde el punto de vista legal, es increíblemente grave”, opina Juan Carlos Harris, abogado, coleccionista e investigador de temas religiosos en México: “es una violación flagrante a la laicidad del Estado mexicano, es una situación que se intenta justificar de muchas formas”. Para él, laicidad no significa ateísmo: “Significa que el Estado es totalmente neutro”. 

Agrega que “en México no hemos terminado de entender que el aspecto religioso no tiene ninguna cabida en la esfera del orden público”. En este sentido, la Iglesia pertenecería al ámbito privado, “para la población, pero el Estado no puede bajo ninguna circunstancia promover, apoyar ni ninguna manifestación religiosa, bajo ningún disfraz”. 

Esto no queda claro para todos los políticos, incluyendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien la mañanera del 7 de abril de 2020, citó un tuit del Papa Francisco: “Seremos juzgados según nuestra relación con los pobres”. 

También repitió un mensaje bíblico: “Jesús dice: ‘a los pobres siempre los tendréis con vosotros’”. Desde su micrófono, el presidente le dijo a los periodistas que eso era “el centro del Evangelio”. Fue una lectura desde Palacio Nacional y en plena función como titular de los Estados Unidos Mexicanos. Como creyente y como admirador de Juárez. 

Total
14
Shares
Artículos relacionados
Total
14
Share