Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Menos de la mitad de los jóvenes españoles se declaran católicos

La Iglesia se queda sin juventud. Por primera vez en un estudio sociológico, menos de la mitad de los jóvenes españoles (el 49%) se declaran católicos, y únicamente el 5% asisten a misa los domingos. Hace cinco años, los practicantes dominicales alcanzaban el 12%. Además, la Iglesia es la institución peor valorada, por debajo incluso de las "multinacionales". Son algunos de los datos más significativos del informe Jóvenes 2005, hecho público ayer por la Fundación Santa María, vinculada a los religiosos marianistas.

• La práctica religiosa más baja se da en Catalunya, donde el 84% nunca va a misa
• La Iglesia es la institución más impopular entre los chicos de 15 a 24 años

La investigación, realizada mediante 4.000 entrevistas a jóvenes de toda España entre los 15 y los 24 años, revela que Catalunya lidera la baja práctica religiosa juvenil en España: sólo un 4% van a misa una vez al mes y el 84% no van nunca.

CAÍDA HISTÓRICA
El número de jóvenes que se consideran católicos, con independencia de su bautismo, se esta reduciendo radicalmente. Según el sociólogo Juan María González-Anleo, uno de los responsables de este informe, hace 10 años los jóvenes que se consideraban católicos llegaban al 77%, mientras que "hoy, por primera vez en la historia de la que tenenos noticia estadística, no llegan al 50%".
El estudio ha profundizado por primera vez en las causas de la increencia de los jóvenes españoles. A los agnósticos y ateos, un 28%, habría que sumar buena parte del 18% de los indiferentes.

INCRÉDULOS
La existencia de Dios es rechazada porque se considera "una invención de los curas y de la Iglesia". Un 31% la considera una "superstición como otra cualquiera". Una objeción clásica –"si existiera Dios no habría tanto mal"– recibe un 28% de adhesiones y la postura de los científicos contra la existencia divina, un 8%. "Podría pensarse que los jóvenes están rechazando no tanto el mensaje, la existencia de Dios, como el mensajero: la Iglesia", sostuvo González-Anleo.
El sociólogo atribuyó la estampida de los jóvenes de la Iglesia a la secularización y el laicismo creciente de la sociedad y a la "penosa postura" de la jerarquía católica durante los últimos años. "Ni la calle, ni los medios de comunicación, ni los maestros, ni intelectuales, ni la literatura, ni el cine son católicos. Eso repercute en la religiosidad", subrayó González-Anleo. Asimismo, según el coordinador del informe, pesa "la impopular postura de la Iglesia" en temas como la sexualidad, el aborto o la ley que regula el matrimonio entre homosexuales.
Pero a pesar de que nos encontremos ante una generación perdida para la Iglesia, los autores del informe sostienen que eso no significa que vaya a desaparecer a corto plazo. "Los jóvenes comprometidos seriamente en grupos y movimientos religiosos representan todavía el 4,1%, en total unos 250.000, una cifra impresionante, el mejor activo de la Iglesia", destacó González-Anleo.

ATADOS A LOS PADRES
El estudio confirma que los jóvenes tienen una imagen negativa de sí mismos: se consideran egoístas y consumistas, pero lo hacen por la imagen negativa que la sociedad vierte constantemente sobre ellos y por su imposibilidad de emanciparse. "A pesar de decirse libres y felices, ni son libres ni son tan felices como aseguran", explicó el sociólogo de la Universidad de Deusto Javier Elzo. A su juicio, los jóvenes están "muy atados" a sus padres por la imposibilidad de emanciparse debido, en gran medida, a la carestía de la vivienda. Ello les lleva a instalarse en la adolescencia y volcarse en el ocio, como materia importante de su vida.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share