Mariano Blázquez, secretario general de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, explicará en Argentina el «modelo español» de relaciones con el Estado

Para Rubén Proietti, presidente de ACIERA, esta visita “ofrecerá la posibilidad de examinar el 'modelo español' en un momento muy oportuno en las relaciones de las iglesias evangélicas con las instituciones de gobierno en Argentina”

Las relaciones de las iglesias evangélicas con el Estado Español atraviesan un momento “agridulce”, según el cristal con que se mire. Para el grueso de las iglesias evangélicas de España, mayoritariamente de nueva implantación, fundamentalistas de signo carismático-“evangelical”, sin raíces históricas, que deben su homologación en la nomenclatura evangélica y su reconocimiento jurídico-legal a la FEREDE, la situación es “perfecta”. "razonablemente positiva".

Para los sectores críticos, en cambio, recelosos o contrarios a la aceptación de subvenciones del Estado, la inopinada irrupción en escena de la Alianza Evangélica Española (AEE) en un terreno ajeno a su ideario doctrinal, con un comunicado en el que se opone al modelo de financiación-el 0,7 por 100 de la declaración de la Renta- propuesto por el Gobierno, está propiciando el creciente apoyo a la línea de actuación de razonable realismo político de Mariano Blázquez al frente de la FEREDE.

Largo es el camino que queda todavía por recorrer en España para la laicidad en un Estado en el que la población católica practicante ha descendido al veinte por ciento, un porcentaje similar al de jóvenes que se declaran ateos en el País Vasco, por poner un solo ejemplo.

En su objetivo de impulsar la deseable laicidad del Estado, fuentes del Partido Socialista Obrero Español en el gobierno no ocultan su deseo ardiente de que las confesiones minoritarias fueran menos condescendientes con las migajas gubernamentales y más reivindicativas frente a los privilegios descomunales de la Iglesia Católica.

Siempre según esas fuentes, en las durísimas negociaciones con la jerarquía católica, el gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero lamentaría el conformismo y la desmovilización de unas confesiones minoritarias satisfechas con las migajas e incapaces de reivindicar seriamente la paridad de trato con la Iglesia Católica en un Estado laico. La estrategia de Blázquez al frente de la FEREDE, sin embargo, es la de ir conquistando pequeños avances, uno a uno. El interés informativo de este viaje a Argentina está servido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...