Marcha en defensa del Estado laico ante la homofobia de la Iglesia

Este jueves la comunidad Lesbico, Gay, Bisexual, Transgenero, Travesti, Transexual e Intersexual marcharemos a gobernación para exigir se respete el Estado Laico, esto ante las declaraciones de homofobia e intolerancia que ha desatado la iglesia católica sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo ante la jurisprudencia que generó la Suprema Corte de Justicia a favor del matrimonio sin discriminación en todo el país y la inconstitucional en los casos que sea negado.

Marchemos y exijamos se haga valer nuestros derechos humanos amparados en la constitución y también establecidos los Pactos y documentos internacionales sobre derechos humanos de los que México es parte.

Las iglesias desde sus púlpitos han echado a andar una cruzada contra nosotras y nosotros y nuestros derechos conquistados, ellos están fomentando la intolerancia y el odio por ejemplo lo que en los últimos días han señalado los obispos entre ellos un ejemplo es la declaración de Gustavo Rodríguez Vega, recién nombrado arzobispo de Yucatán, quien expresó que el matrimonio entre personas del mismo sexo se trataría de “una verdadera aberración” y pidió que a esa unión legal no se le denomine matrimonio, “que lo llamen de otra manera”.

Otro caso es el de Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara, quien afirmó que el matrimonio “según la revelación cristiana» es entre un hombre y una mujer, y que «lo demás es cosa desviada». Agregó que «lo que se salga de esta institución divina, atenta contra ella y es una aberración y no puede caber en la mente de un católico”.

También Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, obispo de Veracruz, llamó aberrante el matrimonio entre personas del mismo sexo y calificó de ridícula a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque estaría “cayendo en el ridículo de los ridículos” al violentar las leyes naturales.

Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, hizo declaraciones que alimentan el estigma contra las personas homosexuales, aunque las haya enmarcado en dichos en contra de la discriminación: “Es verdad que a nadie se le puede prohibir cohabitar con quien quiera, del sexo que sea; a nadie se le puede impedir que conviva, incluso sexualmente, con quien sea de su misma orientación sexual. Dios nos hizo libres, incluso para pecar, para destruirnos, para degradarnos. Debemos, por ello, respetar a todo mundo y a nadie discriminar, sea de la tendencia sexual que sea. Es pecado despreciar o condenar a alguien por la forma como vive su género; toda homofobia es reprobable.”

Otro ejemplo es el de Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, quien dijo que es una «visión miope que los ministros se niegan a reconocer, pues sólo el matrimonio entre hombre y mujer puede generar un sentido de responsabilidad social contrario al anarquismo de las uniones entre personas del mismo sexo».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...