Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Lucía Caram: “La Iglesia es una institución muy machista, muy patriarcal”

Ayer, me topé con un vídeo en Twitter, de uno de los programas de televisión más visto en España, El Hormiguero, en el que aparecían un sacerdote, unos Hare Krishnas y una monja. ¿Adivinan cual? Sí, la omnipresente sor Lucía Caram.

Caram, desgraciadamente, es harto conocida mediáticamente, no precisamente por su obra encomiable con los desfavorecidos, sino por sus salidas de tono y sus posiciones “rebeldes”; vamos, por ser una monja encasillada en el progresismo. Quizá por eso la pasean por los platós de televisión.

En el vídeo, le preguntan si tienen que referirse a ella como monja. “Contemplativa, o monja o sor Lucía”, responde Caram; qué, efectivamente, es dominica contemplativa.

La “gracia” del vídeo era que los citados protagonistas escucharan, a través de unos cascos, música que los que manejaban el programa iban poniendo, para ver sus reacciones. Llegó el turno del reggaetón ―si merece el calificativo de música es otro debate―, y la religiosa estuvo bien en sus críticas al mismo.

Sin embargo, uno de los cantantes ―no recuerdo su nombre, no sé quién es, pero al parecer es conocido― que le hicieron escuchar salió de bastidores y la monja se amilanó un poco, retirando algunas ofensas que le había proferido. “A veces cosificamos a las personas”, le dijo Caram.

El chaval reconoció que era verdad, pero que eso “pasa en todos los mundos”. “No es una música machista, es un mundo machista con todo lo que abarca”, explicó, dejo a mis lectores realizar la exégesis de la frase. El caso es que se vio arrinconado y contraatacó: “¿Qué papel tiene la mujer en la Iglesia? ¿Por qué una mujer no puede ser Papa?”.

“La Iglesia es una institución muy machista, muy patriarcal”, explicó la religiosa. Que quieren que les diga, qué pena. Qué triste que, la única vez que gran parte del público que sigue ese programa va a escuchar a una monja católica en su vida, se lleve esa imagen; diciendo exactamente lo que dice el mundo, el mismo débil y superficial argumento, pero saliendo de la boca de alguien ―¡es dominica!― al que se le supone unas creencias y conocimientos.

Todo ello, no lo olvidemos, en la semana en la que la Iglesia celebra a la vida consagrada: esas miles y miles de personas que dedican su vida a Jesucristo a lo largo del orbe. No merecen que su entrega fiel a la Iglesia y a las almas se vea enturbiada por la imagen de las estrellitas mediáticas. Gracias a los que realizan su labor en silencio, en lo escondido; ya saben: vuestro Padre que ve en lo escondido os recompensará.

*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.

Total
5
Shares
Artículos relacionados
Total
5
Share