Los psiquiatras acusan al Gobierno de utilizarlos para dar «una pátina científica» a su ideología sobre el aborto

«En la decisión de la mujer no tenemos nada que decir», advierte la Asociación Española de Neuropsiquiatría Critican que el anteproyecto de Gallardón los convierta en «tutores de la voluntad de las mujeres»

Los psiquiatras, a los que el anteproyecto de Ley del Aborto obligará a emitir un informe para que una mujer interrumpa su embarazo, acusan al Gobierno de “instrumentalizarles” para “revestir de una pátina científica” lo que consideran que es sólo ideología. “En la decisión de que una mujer aborte, o no, no tenemos nada que decir”, asegura la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN) en un comunicado.

Estos profesionales reniegan del papel de “tutores de la voluntad de las mujeres” que el Gobierno les confiere en su anteproyecto de ley. Según el texto, dos psiquiatras deberán firmar que existe riesgo para la salud psíquica de la mujer si continúa con su embarazo. “Nos otorga un poder que no queremos: tutelar en una decisión de relevancia biográfica crucial a personas adultas y competentes por el simple hecho de ser mujeres”, protestan.

Como ya ha hecho la Sociedad Española de Psiquiatría, la AEN subraya que la mujer que aborta no es una enferma mental: “No hay ninguna razón que pueda ligar la enfermedad mental al aborto: se trata de una decisión libre del ámbito de la vida sexual y reproductiva de la mujer”.

A juicio de la AEN, el anteproyecto de ley del ministro Alberto Ruiz-Gallardón “consagra la minoría de edad de la mujer” retirando su derecho a decidir sobre su cuerpo “y el devenir de su vida” para ponerlo en manos de los psiquiatras. Un papel que rechazan. “No queremos tener derecho a decidir sobre úteros ajenos”, proclaman. Según explican, su labor es, por el contrario, “intervenir, si la mujer nos lo demanda, para aliviar, consolar, apoyarla ante la decisión que ha tomado, sea cual sea ésta”.

Además, advierten del perjuicio que se puede ocasionar a las mujeres que aborten acogiéndose al supuesto de riesgo psíquico, puesto que éste debe ser “persistente en el tiempo”, según el texto. Por tanto, puede ocurrir que, «en otra circunstancia vital, por ejemplo en caso de un conflicto posterior respecto a la custodia de los hijos, [esos informes] puedan volverse en su contra”.

La trampa del riesgo psíquico

La AEN recuerda que el 96,7% de las mujeres que abortaron desde 1985 hasta 2010, con la anterior ley de supuestos –riesgo físico o psíquico, violación o malformación del feto– que ahora el Gobierno recupera (y restringe), lo hicieron amparándose en el riesgo psíquico que corrían. Tras aprobarse la actual ley de plazos –se puede abortar hasta la semana 14 sin aducir motivos– sólo el 7,3% alegó riesgo para su salud.

De ahí que los psiquiatras alerten de que la nueva ley va a ponerles frente a un “dilema ético”: objetar y “abandonar a la mujer en un trance vital estresante”, o atentar contra los criterios éticos de su práctica “reconociendo un problema mental que no existe para que la mujer pueda abortar”.

Mani aborto madre libre

Una protesta contra el anteproyecto de ley del aborto. EUROPA PRESS

Archivos de imagen relacionados

  • Mani aborto madre libre
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...