Los profesores se niegan a añadir la expresión “Si Dios quiere” en las ecuaciones de segundo grado

Wert critica la “absurda cerrazón” de los matemáticos.

El ministerio de Educación amenaza con sancionar inmediatamente a los profesores de matemáticas que sigan confiando únicamente en sus conocimientos personales y no reconozcan una mínima intervención del Creador en la resolución de los problemas algebraicos más complejos. “No quiero quitarle mérito a ningún docente, solo que reconozcan el trabajo de su Colaborador más estrecho”, ha explicado el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, desde la capilla oeste del ministerio.

La nueva normativa, fruto de un resplandor sobrenatural acaecido durante la noche de San José Nepomuceno en las dependencias privadas del Palacio Episcopal de Madrid, no solo obliga a añadir la expresión “Si Dios quiere” en cada una de las soluciones que se obtengan en las ecuaciones de segundo grado sino que exige, además, que sus enunciados comiencen con la frase “En el año de Nuestro Señor de…..”, anotando en cada caso el año correspondiente.

La humildad y el recogimiento a la hora de contemplar las diferentes variables o la dificultad del polinomio que el alumno se dispone a abordar también se recomiendan encarecidamente desde el Gobierno. “Diofanto de Alejandría ya utilizaba algoritmos para resolver ecuaciones cuadráticas y no iba por ahí chuleándose ni votando a Podemos”, ha advertido el propio ministro Wert.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Física Aplicada ha suspendido “sine die” los trabajos encaminados a lograr que los profesores de Religión puedan levitar durante las clases. “A partir de los diez centímetros les explota la próstata”, ha declarado el investigador jefe de la prestigiosa institución científica. Más en Rokambol

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...