Los partidos catalanes no logran pactar el carácter laico de la enseñanza pública

El tripartito catalán no transigió ayer con la pretensión de Convergència i Unió (CiU) de eliminar del proyecto de Estatuto catalán la referencia a la laicidad de la enseñanza pública. Aunque el asunto queda abierto. Tampoco transigió en dar a los consejos comarcales la consideración política que CiU exige. Donde los nacionalistas sí se salieron con la suya fue al recibir el apoyo de Esquerra Republicana (ERC) para modificar el artículo sobre la oficialidad del catalán y el castellano. El cambio introducido por ambos grupos con la oposición del PSC podría debilitar, según los socialistas, la oficialidad del castellano en las instituciones de la administración autonómica ylocal en Cataluña.
 
La primera sesión de debate y negociación de las 554 enmiendas presentadas al proyecto de Estatuto sirvió para abordar 206. Entre ellas, quedaron aparcadas las relativas a la laicidad de la enseñanza y las comarcas.Esto puede enconar el debate hasta el final de la negociación. CiU, pero sobre todo su socio democristiano, Unió Democràtica, no piensa apoyar un texto que califique la enseñanza pública de laica.
 
La necesidad de consenso sobre este asunto obligó a dejarlo sobre la mesa a la espera de negociaciones y propuestas para desbloquearlo. Pese a ello, los ponentes calificaron positivamente la sesión de trabajo de ayer, incluido el nacionalista Francesc Homs, que habló de "sensación ambivalente" pues su rechazo al laicismo no ha perdido todavía todas las opciones. La cuestión sigue abierta y todos los ponentes se mostraron abiertos a negociar transacciones sobre ella. Aunque el republicano Joan Ridao criticó que "en muchas de las enmiendas de CiU se nota la larga mano de Unió, que las impregna de conservadurismo".Otro frente abierto es el de la política lingüística.
 
En el texto consensuado por el tripartito hay avances más allá de lo que ha defendido históricamente el PSC. Por ejemplo abre la puerta a la "disponibilidad" lingüística en los comercios. Esta expresión ya figuraba en la reforma de la ley de normalización lingüística que impulsó el Gobierno de Pujol y decayó porque los socialistas lo consideraban un disparate. Consiste en que el personal de atención al público de los comercios ha de atender, y no sólo comprender, en la lengua del cliente.

Sin embargo, ayer, ERC y  iU dieron un paso más en este terreno y formalizaron una pinza contra el PSC para modificar el artículo 9.2 del Estatuto referido a la cooficialidad del catalán y el castellano en Cataluña. Los dos grupos pactaron eliminar del texto la referencia a la lengua castellana como la "oficial en todo el Estado Español" y sustituirlo por "del Estado Español".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...