Los obispos llaman a ir Roma por los «nuevos mártires de España»

El episcopado afirma que beatificar a 498 muertos del periodo republicano fomenta la reconciliación El acto, que los cardenales españoles han pedido que se haga en el Vaticano, se celebrará en otoño

Para contrarrestar el laicismo galopante, el ejemplo de "los nuevos mártires de España". La Conferencia Episcopal Española (CEE) presentó ayer esta propuesta y anunció que está organizando una peregrinación masiva a Roma en otoño –pocos meses antes de las elecciones generales– para que los fieles asistan a la beatificación de 498 "mártires" de la persecución religiosa en España entre 1934 y 1937. La jerarquía católica tiene en lista de espera la causa de otros 365 "muertos por defender su fe a manos de los regímenes totalitarios de los años 30".
Los obispos, que ayer clausuraron su asamblea plenaria, defendieron en un extenso comunicado que activar la memoria de estos mártires es una necesidad "en unos tiempos en los que se difunde la mentalidad laicista" y una vía efectiva para fomentar la reconciliación "que parece amenazada en nuestra sociedad".

VIEJAS HERIDAS
Los nuevos mártires "murieron perdonando" y "son el mejor aliento para que todos fomentemos el espíritu de la reconciliación", defendió con vehemencia el portavoz de la cúpula de la Iglesia católica española, Juan Antonio Martínez Camino. En un estudiado discurso agregó, al ser preguntado por la posibilidad de que este proceso reabra viejas heridas en lugar de dar carpetazo a la transición: "Su memoria no va contra nadie, ni trata de buscar las culpas de nadie, y eso que habrá culpables. Ellos murieron perdonando. Muchos pudieron evitar la muerte con pronunciar una sola palabra, pero no renunciaron a su fe y la aceptaron".
¿Los sacerdotes vascos asesinados por la tropas franquistas también figurarán en este o en el siguiente proceso de beatificación? El portavoz episcopal dio a entender que no, consideró un juicio de valor la atribución de estas muertes y apuntó a modo de justificación: "Todas las causas son estudiadas. Algunas llevan 30 años instruidas. Hay que ver cada caso". ¿Trata la Iglesia de contraponer sus víctimas a las que denuncia la ley de recuperación de la memoria histórica? Martínez Camino no lo dejó claro pero aseguró con rotundidad: "El martirio es un cuestión de la Iglesia. Ella es quien determina que los mártires lo sean o no".
El portavoz de la CEE explicó que, de momento, solo se conoce el lugar de celebración, "junto a los sepulcros de los mártires Pedro y Pablo". La fecha la fijará la Santa Sede, que hará una excepción con esta beatificación, ya que la recomendación de Benedicto XVI es que estas ceremonias se celebren en las diócesis de los beatificados. "Se trata de un caso especial. Que sea en Roma es una excepción por su elevado número, casi 500 mártires, y porque además nacieron, realizaron su trabajo apos-
tólico o sufrieron su martirio en distintas diócesis de España. Todas las diócesis españolas están implicadas y vamos a proponer que se impliquen más antes, durante y después de la peregrinación", subrayó Mar-
tínez Camino.
Según ha sabido este diario, los tres cardenales españoles en activo –los arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, de Toledo, Antonio Cañizares, y Sevilla, Carlos Amigo– pidieron hace unos meses al Pontífice que esta beatificación masiva, por su carácter excepcional, se pudiera celebrar en el Vaticano. La Santa Sede respondió recientemente de forma afirmativa.

RESPETO DEL GOBIERNO
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, manifestó ayer al término del Consejo de Ministros que el Gobierno "respeta" la decisión de la Conferencia Episcopal Española de organizar la peregrinación a Roma para asistir a la beatificación de los mártires. "Pertenece al ámbito de sus estrictas competencias. Yo no tengo absolutamente nada más que decir en ese tema", zanjó con su habitual diplomacia en temas eclesiásticos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...