Los obispos desautorizan a su presidente y dan marcha atrás

Martínez Camino dice que Blázquez no pidió perdón por el papel de la Iglesia en la Guerra Civil

Ni dolor de los pecados, ni propósito de enmienda. Ricardo Blázquez no confesó las faltas de su Iglesia ante la prensa el pasado lunes, y los obispos, a juzgar por lo que dijeron ayer, no parecen dispuestos a cumplir penitencia alguna.

El católico sacramento del perdón se queda, en este caso, en una simple confusión, palabras “sacadas de contexto”, según dijo el portavoz de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino. El pasado lunes, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, conservador de formas moderadas, pidió perdón por el papel jugado por la Iglesia en la Guerra Civil y su secuela, el régimen franquista. Lo que parecía ser un gesto minimamente aperturista, se convirtió en papel mojado un día después, cuando fue reducido a una simple opinión personal, según subrayó el arzobispo de Sevilla.

Donde dije digo, digo…

Juan Antonio Martínez Camino, voz del sector más inmovilista del episcopado, cerró ayer la puerta a cualquier interpretación que conjugue el verbo perdonar. Fue un espejismo.

"Que no se diga lo que no se dice”, pidió Martínez Camino a la prensa. “Esas palabras de perdón son las que están en el discurso, y hay que leerlas como están en el discurso y no sacarlas de contexto”, insistió el portavoz de la Conferencia, cuando se vio forzado a responder sobre el asunto.Previamente, había tratado de despacharlo de puntillas.Con la misma boca pequeña con la que el pasado lunes se atrevió a pedir perdón su presidente, dejando mudo a su auditorio, compuesto por un centenar de jerarcas de la Iglesia.

Ricardo Blázquez hizo en ese foro un discurso “amplio, claro y matizado”, según Martínez Camino. Nada más. ¿Pidió entonces perdón la Iglesia?. “El discurso es clarificador e iluminador si no se toma una frase fuera de contexto y se dicen las cosas que se han dicho estos días”, insistió Martínez Camino.

Perdón hace ocho años

El portavoz de los obispos no se apartó de esta idea monolítica. Las palabras de su presidente, Ricardo Blázquez, están “sacadas de contexto”. Esa apariencia de perdón que se deslizó en su discurso no tenía la mínima intención de serlo.

Juan Antonio Martínez Camino se agarró al discurso de clausura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de noviembre de 1999 para defender que la Iglesia sí ha mirado atrás en términos conciliadores. Esa es, ocho años después, la única referencia válida. En esa intervención, según dijo el portavoz episcopal, “se habla de perdón por ciertas acciones de los años 30”. Martínez Camino recitó de memoria varios párrafos de manera casi literal, lo que acredita que traía la respuesta, es decir, el revés a Blázquez, aprendida y acomodada en su argumentario.

Los obispos cerraron así su última asamblea plenaria antes de las elecciones que celebrarán entre el 3 y el 7 de marzo de 2008. Martínez Camino negó que haya falta de unidad en el episcopado, aunque “hay voces que ponen en duda” esta cuestión. “Basta con ver cómo se aprueban los documentos, por unanimidad”. Así es como han concluido celebrar, cada 6 de noviembre, la festividad de “todos los santos y beatos mártires del siglo XX en España”, beatificados el pasado 28 de octubre en el Vaticano. 71 años después de la Guerra Civil y con Franco muerto hace 32, los obispos aclararon ayer que pedir perdón es una falta que se paga con tres palabras: “fuera de contexto”

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...