Los obispos critican la “tardanza” del TC y le urgen a que se pronuncie “de una vez” sobre el aborto

El portavoz de la Conferencia Episcopal sostiene que ya existe «una doctrina constitucional» que protege «el ser humano en gestación»

Aclara que la postura de la Iglesia no ha cambiado «ni un ápice» aunque aplaude la reforma que impulsa el PP

El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Jose María Gil Tamayo, pidió a los diputados que voten «en conciencia» la reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que se debate este martes en el Congreso, yr eclamó al Tribunal Constitucional que se pronuncie «de una vez» sobre el recurso presentado por el PP en 2010.

«Toda persona debe votar en conciencia. Un diputado no es un engranaje de una maquinaria sin más, no se despersonaliza a la hora de ejercer la representatividad que le han otorgado sus votantes, conservan su conciencia y sobre todo, el principio de la coherencia. Esto vale para cualquier representante político», precisó Gil Tamayo durante la presentación de una instrucción pastoral sobre los catecismos de la CEE.

Además, señaló que les sigue «sorprendiendo» la «tardanza» del Tribunal Constitucional para pronunciarse sobre el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP contra la ley del aborto de 2010 y le reclaman que se pronuncie «de una vez».

«Reclamar que de una vez, después de todo este tiempo de espera injustificable, el Tribunal Constitucional, que tiene un deber con la sociedad, se pronuncie a este respecto», subrayó, para añadir que el aborto no es una cuestión «política» sino sobre todo, «de humanidad».

Según afirmó, «en Justicia, los retardos no favorecen la justicia», sobre todo, según ha recordado, cuando hay «una doctrina constitucional precedente que va en claves de protección a la vida del ser humano en gestación«.

El portavoz aclaró que la Conferencia Episcopal no ha cambiado «ni un ápice» su posición sobre la ley del aborto y que la protección de la vida desde su concepción hasta la muerte natural es «un principio innegociable». Por ello, ha indicado que «la Iglesia no entra en negociación» sobre el derecho a la vida con ningún gobierno.

En cualquier caso, saludó una reforma que aminore la ley vigente introduciendo el consentimiento paterno en el caso de las menores de 16 y 17 años.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...