Los obispos catalanes confirman su giro derechista cara a las urnas

Los prelados piden un voto contrario al aborto, las bodas gais y la eutanasia

Los once obispos de las diócesis catalanas que integran la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) emitieron ayer una nota, ante la proximidad de las elecciones autonómicas del primero de noviembre, en la que recuerdan al electorado católico la existencia de unos "principios fundamentales" que han de orientar el sentido del sufragio. La condena del aborto, la eutanasia y los matrimonios homosexuales ocupan un lugar preponderante entre ellos, por delante de la atención a la inmigración o la promoción de la justicia social, lo que evidencia el giro hacia posiciones más conservadoras del episcopado catalán respecto a las últimas autonómicas del 2003.
Hace tres años, en vísperas de la cita electoral que llevó al tripartito al Gobierno, advertían que "difícilmente un programa político puede responder a todas nuestras exigencias éticas". Aun así, recomendaban buscar "la máxima aproximación estableciendo una jerarquía de valores". Y a continuación procedían a enumerarlos: "la justicia social y una atención preferente a los más necesitados en cualquier orden, la convivencia, los valores de la familia, de la educación y de la libertad de los padres a la de escoger la que quieren para sus hijos" eran las prioridades.
Esta vez "la tutela del derecho a la vida –desde la concepción hasta su fin natural–, así como el deber de respetar y proteger los derechos del embrión humano; el reconocimiento, promoción y protección de la familia fundamentada en el matrimonio entre un hombre y una mujer" o "la promoción de la libertad religiosa" pasan por delante de "la atención solidaria y responsable del fenómeno de la inmigración" o la promoción de la justicia social y de la cultura de la paz.
Las exigencias episcopales guardan coherencia con las ya formuladas durante los últimos meses en otros dos comunicados referidos al nuevo Estatut, en los que expresaban sus diferencias respecto al título primero de la norma. En él los prelados veían una amenazados los derechos del matrimonio y la familia, la dignidad de la persona humana, la libertad de enseñanza y el respeto por los no nacidos y los enfermos terminales.

IDENTIDAD DE CATALUNYA
La nota hecha pública ayer introduce otro rasgo diferencial que carece de sentido sin la existencia previa de unas acusaciones vertidas por Jordi Pujol en la última Universitat Catalana d'Estiu, cuando reprochó a la mitad de los obispos catalanes de ser cómplices del sector del episcopado español que quiere elaborar un documento sobre la unidad de España. Así, los obispos recomiendan que, a la hora de votar, también se tenga en cuenta "la valoración de lo que conforma la identidad cultural e institucional de Catalunya".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...