Los obispos aumentan su presión contra Educación para la Ciudadanía

Desde la publicación la pasada semana de un documento en contra de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, los miembros de la Conferencia Episcopal no han cesado en sus críticas y ataques a la nueva materia. Pastorales, intervenciones en actos sociales y declaraciones a los medios de comunicación sirven por igual a los obispos para acusar a esta materia de ser un arma en contra de la moral católica.

 

La ofensiva de la Iglesia católica contra la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) está cada vez más activa. La cúpula de la Conferencia Episcopal no ha dejado de arremeter contra la materia desde que el pasado jueves publicaran un documento en el que se invitaba a los padres a “no tomar posturas pasivas ni acomodaticias” y a “recurrir a todos los medios legítimos para defender la libertad de conciencia y de enseñanza”.


"Inaceptable" en fondo y forma
En referencia a este documento, el secretario General de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, matizó que la asignatura es inaceptable, tanto por motivos de forma (es obligatoria) como de fondo (a su juicio, los contenidos son incompatibles con la doctrina social de la Iglesia Católica).


Hacer "el mal"
Bastante más duro fue el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, quien en la conferencia inaugural del curso organizado por la Universidad San Pablo CEU aseguró que los colegios religiosos que impartan la asignatura estarán colaborando “con el mal” y colaborando “a que el mal de la moral impuesta continúe”.


"Inconstitucional"
En la clausura del mismo curso este miércoles, otro de los cardenales del ala más dura de la Conferencia Episcopal, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, reiteró que la materia es “inconstitucional” y “éticamente inaceptable” e insistió en que EpC debería convertirse en una materia optativa o bien “reconvertir su programa”.


"Intrusión en materia moral"
El obispo de Huesca, Jesús Sanz, también se ha pronunciado muy duramente estos días contra la materia, de la que ha dicho que supone una “intrusión muy grave en materia moral” y que su contenido “es claro indicio del escaso respeto por la libertad que hemos lamentado en sistemas totalitarios del pasado reciente o del momento actual”.


"Incompatible con la visión cristiana y democrática"
Otro de los pesos pesados de la Conferencia, el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, aseguró que EpC es “incompatible” con la “visión cristiana” y con la “mentalidad verdaderamente democrática y liberal”. "El hecho de confiar la educación moral de los jóvenes a una asignatura fundada en el orden político y destinada a moldear las conciencias de los alumnos de acuerdo con las exigencias del orden político, resulta necesariamente empobrecedor y laicista", apuntó.


Educación ve la materia "necesaria"
Sin embargo, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, al finalizar el Consejo de Universidades aseguró que EpC seguirá en el currículum porque es una materia “necesaria”. Además, recordó una vez más que “defender la objeción de conciencia es convertir esta materia en lo que no es”, y señaló que le “cuesta trabajo pensar que lo que las familias transmitan puede estar en contra de los principios básicos del funcionamiento del sistema democrático con ciudadanos libres”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...