Los obispos andaluces critican el laicismo y el intervencionismo del nuevo Estatuto

Los obispos de las diócesis andaluzas, reunidos durante dos días en Córdoba, advirtieron ayer en un comunicado del exceso de intervencionismo de la Administración que conlleva el nuevo Estatuto de Andalucía, «pretendiendo controlar aspectos de la vida social que resultan del ejercicio de los derechos inalienables de la persona, de la familia y de las instituciones jurídicas que los amparan».

Los obispos no se pronuncian abiertamente sobre su apoyo o rechazo al texto que se someterá a referéndum el 18 de febrero, pero llaman la atención sobre una serie de puntos para que sean tomados en consideración por los católicos andaluces a la hora de votar.

Destacan que «la regulación de los derechos y los deberes sigue siendo preocupante». En este sentido, advierten de que algunos artículos «pueden dar protección jurídica a graves ataques a la vida humana». Aunque no especifican más, parece claro que se refieren al derecho a la «muerte digna», recogido en el texto.

También censuran que el Estatuto «hace concesiones a la «ideología de género» vigente, que propone una pretendida valoración neutra de la sexualidad de espaldas a los fundamentos antropológicos de la diferenciación de los sexos y de su complementariedad».

Expresan además su malestar por que el texto «equipara los efectos jurídicos del matrimonio y de la familia fundada en el matrimonio, a otro tipo de uniones». Esta previsión legal, según los obispos andaluces, «debilita y desestabiliza» al matrimonio y a la familia.

En cuanto a la educación, destacan de que no hay garantía «que evite dar cobertura a políticas laicistas que no reconocen el valor social y la dimensión pública de la religión». También aluden críticamente a la ausencia de referencia alguna en el Preámbulo «a la cultura cristiana de la sociedad andaluza y española».

Reciben «con satisfacción» tanto el consenso con el que se aprobó en las Cortes como la atención que se otorga a los derechos sociales, particularmente a los discapacitados y dependientes, a los jóvenes, a los ancianos y a las minorías.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...