Los mineros baten un récord de tiempo bajo tierra y reciben rosario del Papa

El cardenal chileno Francisco Errázuriz entregó el jueves 33 rosarios bendecidos por el Papa Benedicto XVI para los mineros que desde esta semana baten el récord de permanencia bajo tierra, tras quedar atrapados el 5 de agosto por un derrumbe en

"Pude expresarles por teléfono a los mineros que hoy vine trayéndoles estos 33 rosarios que el Papa les envía especialmente a ellos y que él mismo bendijo", expresó el sacerdote, tras ofrecer una misa en las afueras de la mina San José, en medio del desierto de Atacama, 800 kilómetros al norte de Santiago.

Los 33 mineros, atrapados en ese yacimiento, mantienen contacto con el exterior a través de un ducto trazado por una perforadora que logró hallarlos, a 700 metros de profundidad, tras 17 días en que nada se supo de ellos.

Mediante ese ducto se les envían unos tubos de plástico conocidos como 'palomas', que en su interior llevan alimentos, medicinas y, esta vez, los rosarios enviados por el Papa Benedicto XVI. Son tres vías similares las que descienden hasta las profundidades.

Por una de ellas, también se envía un cable de comunicación telefónica, que permite estar en contacto con ellos. En los próximos días los mineros podrán comunicarse en directo con sus familiares por un circuito de televisión, dijo el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich.

Un cable de fibra óptica con una cámara llegará hasta donde están los mineros para que puedan "tener conversaciones privadas con sus familias a través de una pantalla de TV", explicó el ministro.

"Nuestros mineros son sólidos como la roca y están sanos en su cuerpo y su alma, y quieren salir adelante", agregó.

Los mineros llevan 28 días atrapados, por lo que desde esta semana baten un récord de permanencia bajo tierra, tras superar a tres mineros chinos que en 2009 sobrevivieron 25 días al interior de un yacimiento en el sur de China.

Los obreros chilenos pueden moverse en un área de aproximadamente un kilómetro. Desde el jueves comen sólo platos de comida preparados, tras terminar una primera etapa de nutrición especial, señaló un reporte oficial.

El parte señala además que "algunos de ellos sí han comenzado a sentir molestias odontológicas, a las que se les realizará el tratamiento correspondiente".

Tres trabajadores presentaron además lesiones menores en la piel, situación que según los médicos, podría deberse a una reacción a las vacunas que recibieron esta semana, cuando fueron inmunizados contra la difteria, el tétano, la influenza y el neumococo.

En paralelo, se reportó una nueva detención programada de la máquina perforadora que realiza el ducto por donde se espera sean rescatados los mineros.

La Strata 950 detuvo sus operaciones tras superar los 40 metros sobre un total de 700 metros de profundidad, siguiendo un programa de ajuste previsto, dijo el ingeniero Andrés Sougarret.

"Hemos superado los 41 metros. Ayer (miércoles) informamos de la presencia de una falla geológica que es normal que se presente en los primeros 100 metros. Se está cementando el pozo y eso va a tomar 12 horas y se reinicia la operación a eso de la 01H00 locales del viernes (05H00 GMT)", informó.

El ingeniero jefe de las operaciones dijo que se detendrán las labores periódicamente para reforzar las paredes del pozo, al menos durante los primeros 100 metros de perforación y evitar así que escurra agua por las grietas o esta se demorone.

Sougarret confirmó además que existe un plan B de rescate, a partir de una máquina que empezaría a trabajar el domingo, para agrandar uno de los ductos que llega al taller de la mina al que tienen acceso los mineros.

En un primer momento está previsto enviar por esta vía objetos más grandes, pero se estudiará si es posible ampliarlo para un eventual rescate.

"El viernes se instala la máquina y el domingo iniciaremos la segunda perforación para alcanzar un diámetro de 12 pulgadas (30,5 cm); manejamos un plazo de dos meses hacia arriba en ese pozo", aseveró Sougarret.

Mientras tanto, carpas de familiares, banderas y carteles con mensajes de ánimo para los mineros continúan en las afueras de la mina, que sigue rodeada por periodistas, policías, trabajadores, cocineros y camiones que vuelcan leña para las hogueras necesarias en las frías noches del desierto de Atacama.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...