Los matrimonios religiosos no alcanzan el 30% en España

Apenas uno de cada tres matrimonios que se celebran en España son católicos, según los datos del INE del año pasado. En 2009, las bodas civiles superaron por primera vez a las religiosas, y el año pasado éstas últimas marcaron un récord negativo: 44.721, el 28,7% del total.

La principal razón que explica este fenómeno es «la pérdida de influencia de la Iglesia en la sociedad», según el profesor de la Uned y experto en sociología de la familia Juan Ignacio Martínez Pastor.

Este experto cree que la «tendencia venía de lejos, porque la sociedad española se ha secularizado y esto hace que la influencia de la Iglesia en la sociedad disminuya a nivel social e individual».

De hecho, Martínez Pastor sostiene que «ahora los individuos no se rigen por las ideas religiosas a la hora de actuar, puesto que en España predomina el catolicismo nominal, pero no de hechos. La gente dice que es católica pero sólo un 10% lo practica, y eso hace que la religión ya no regule el matrimonio».

Aunque haya parejas que a pesar de ser ateas prefieren acudir a la Iglesia por tradición o por la familia, el experto cree que, cada vez más, «la costumbre en España es casarse por lo civil«.

Martínez Pastor subraya, además, un «fenómeno paralelo» que ha reducido a cifras históricas los matrimonios religiosos: «Desde hace 15 años, en España ha surgido una revolución demográfica en la que ha aumentado de manera extraordinaria la cohabitación no matrimonial, es decir, parejas de hecho que conviven y no se casan e incluso tienen hijos. Antes se tomaba como una prueba antes de casarse, pero ahora ya es una alternativa real al matrimonio».

José Miguel, que tiene 36 años, contrajo matrimonio en 2012 en el Ayuntamiento de León «porque a pesar de ser católico prefirió casarse por lo civil puesto que no cree en la Iglesia», explica. Por el contrario, María se ha casado en una Iglesia de Palma de Mallorca este 2016 con 26 años y «nunca» se había planteado hacerlo por lo civil. «Además -añade- los trámites son los mismos, a excepción de los cursos prematrimoniales, y desde el punto de vista económico no hay diferencia».

El año pasado hubo en España un total de 166.248 bodas. De éstas, 44.721 fueron católicas (un 28,7%) y 738 de otras religiones (un 0,4%), frente a las 115.423 bodas civiles, que representan casi un 70% del total.

Septiembre es el mes por excelencia escogido por las parejas, pues un total de 23.329 se casaron en estas fechas. Por el contrario, enero es el periodo menos demandado, tan solo 5.487 parejas escogieron este mes para casarse.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...