Los islamistas del Gobierno en Marruecos airean sus divisiones a causa del velo de una diputada

El velo de la diputada islamista Amina Maelainine sigue generando polémica, incluso en el seno de su partido, tres semanas después de que el diario Al Akhbarpublicara una foto suya donde se la veía sin velo, con una camiseta ajustada de manga corta y pantalones vaqueros, delante del cabaré Moulin Rouge en París.

La diputada, de 39 años, siempre ha comparecido en el Parlamento y ante los medios con velo. En un primer momento, el 3 de enero, Amina Maelainine, miembro destacado del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que preside el Gobierno de coalición, afirmó en Facebook que la foto estaba trucada. Añadió que el único objetivo de difundirla era difamarla a través de “medios sórdidos e innobles”. Después, la diputada no ha vuelto a insistir sobre la falsedad de la imagen. Y numerosos dirigentes de la formación la han defendido o atacado dando por entendido que la foto es auténtica.

Respecto al origen de la imagen, numerosos militantes del PJD afirman en las redes sociales que existe un compló para debilitar al partido. Fuentes próximas a la formación indican que detrás de ese supuesto compló estarían “altas instancias del Estado”. La propia diputada escribió en Facebook que lamentaba ser el objetivo de una “guerra organizada, a gran escala, en la que se han empleado todas las armas pesadas”.

Por su parte, fuentes estatales indicaron a este diario que, en contra de lo que puedan insinuar ciertas voces próximas al PJD, el palacio real no está detrás de la filtración de las fotos de la diputada. Las citadas fuentes señalaron: “Está claro que la foto ha suscitado un debate; hay mucha gente, incluso dentro del PJD, que no ha visto con buenos ojos que la diputada se fotografíe en París sin velo delante del Moulin Rouge. Pero la institución de la Monarquía está por encima de estos asuntos, es totalmente ajena a la polémica. Este es un asunto que concierne a una diputada y a su partido”.

El PJD se encuentra polarizado entre dos sectores desde que en 2017 el rey Mohamed VI decidiera destituir a Abdelilá Benkirán como jefe de Gobierno. El motivo es que Benkirán no había logrado formar un Gobierno de coalicióndespués de negociar durante medio año y negarse a aceptar las condiciones que le exigían otros partidos. El rey nombró nuevo jefe de Gobierno a quien era entonces el segundo hombre en la jerarquía del PJD, Saadedín el Otami. Desde entonces, esta formación quedó dividida entre lo que se conoció como el clan de los ministros, con El Otmani al frente, y los leales a Benkirán. Esas tensiones internas, desconocidas desde que los islamistas llegaron al poder en 2011, han aflorado con la polémica del velo.

Benkirán aprovechó el consejo nacional del partido, celebrado el 12 y 13 de enero en la ciudad de Salé, para salir en defensa de la diputada Maelainine, que siempre mostró gran lealtad hacia él. Benkirán apeló a las libertades individuales: “Hay que situar las cosas en su contexto. ¿El velo es una cuestión entre el ser humano y Alá o atañe a la ley? Es algo entre Alá y ella. Si ella lo ha desobedecido, la cuestión queda entre ella y Dios. Si no lo ha desobedecido, queda entre ella y Dios también. Como partido político eso no nos concierne a nosotros”.

Sin embargo, el jefe del Gobierno y secretario general del partido, Saadedín el Otmani, ha eludido defender expresamente a la diputada. Y declaró: “Aunque muchos desean la escisión del partido, eso no ocurrirá nunca, gracias a la vigilancia de nuestros militantes”. El Otmani remachó: “El PJD quedará apegado a su referencia islámica. (…) Debemos dar ejemplo, en particular los que están en primera línea de la opinión pública”.

Imane El Yakubi, una diputada del consejo nacional del partido, criticó en Facebook abiertamente a su compañera, en palabras recogidas por el semanario Telquel. El Yakubi prometió apoyar a Amina Maelainine si ella decidiera abandonar el velo mediante su “convicción libre”. “Sin embargo, un personaje público no puede actuar así. No puede ponerse el velo en un lugar y quitárselo en otro». El Yakubi se pregunta también por qué la diputada se ha “escondido” detrás del liderazgo de Benkirán mientras que “todo un partido se ha visto arrastrado por un asunto personal”.

Al margen de las críticas dentro del PJD, otros intelectuales ajenos al partido se han mostrado a favor y en contra de la diputada. Así, el poeta y antiguo dirigente del opositor Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) Salah El Uadie escribió en Facebook: «Poco me importa que la señora Amina se cubra o no. (…) Lo que me preocupa es el uso que se da al velo, y que ha influido durante décadas en el cuerpo social, consagrando la dominación sobre la mujer». «Eso no obsta», añade El Uadie, «para que Amina conserve su derecho a perseguir jurídicamente a quien haya manipulado o hecho públicas sus fotos sin velo. Yo la apoyo en ese punto, sin ninguna duda».

Este diario ha intentado sin éxito recabar la versión de la diputada Amina Maelainine, quien no ha concedido ninguna entrevista.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...