Los imanes piden apoyo al Govern para levantar la mezquita de BCN

Los líderes religiosos no reclaman ayuda financiera, sino «facilidades» ? Los oratorios instaurarán una jornada anual de puertas abiertas

El primer Congreso de Imanes de Catalunya se clausuró ayer con la proclamación del deseo de contar con una gran mezquita en Barcelona que sea "referente de los musulmanes en Catalunya". Para lograr su apertura, los cerca de 200 imanes y representantes del islam reunidos durante el fin de semana en Barcelona acordaron buscar el apoyo del ayuntamiento y el Govern. "No pretendemos que la Administración pública nos ayude a financiar la construcción, sino que nos dé facilidades para poder hacerlos nosotros", aclaró el director del Consejo Islámico Cultural (CICC), Ahmed Benallal.

Benallal, que como responsable de la entidad que ha organizado el encuentro fue el encargado de leer el manifiesto con el que se cerró, se quejó de que "hasta ahora las instituciones no han dado una respuestas clara" acerca de si respaldan la creación de un recinto para el culto musulmán similar al que se levanta en Madrid, junto a la M-30. "Sería un gran honor para Catalunya y su imagen de diversidad e interculturalidad" contar con una mezquita, sentenció el director del CICC.

Junto a este anhelo, los imanes acordaron "reivindicar la mejora de los espacios reservados para el culto musulmán, en aplicación de la libertad de culto que el Estado español se comprometió a garantizar en los Acuerdos de Cooperación de 1992". Ésa es la tarea más urgente, subrayaron. Catalunya cuenta con 172 oratorios, la mayoría de ellos minúsculos, distribuidos por todo el territorio. Gran parte de ellos están situados en garajes, locales comerciales e incluso pisos.

Recogiendo una de las propuestas formuladas durante los debates, los reunidos han dado su beneplácito a la idea de celebrar, una vez al año, una jornada en la que todos los oratorios abran sus puertas al público para aproximarse a la ciudadanía. "Si hay problemas con el vecindario a menudo es por desconocimiento", señaló Benallal. La mayoría de los imanes dio a entender que la fecha predilecta sería la que coincide con la celebración del final del ayuno del Ramadán.

El manifiesto final recoge, asimismo, la intención de "promover la cooperación con las instituciones para facilitar el proceso de integración de los ciudadanos musulmanes en el tejido social catalán y español".

MUSULMÁN Y CATALÁN
 En este sentido, el diputado socialista en el Parlament Mohamed Chaib, que preside la asociación cultural Ibn Batuta, ya advirtió en la primera jornada del congreso que "no ha de ser incompatible ser musulmán y catalán" y que el futuro de la integración de los inmigrantes musulmanes en Catalunya dependerá de si se logra que ese binomio sea una realidad.

Para el parlamentario, "los hijos que proceden de familias inmigrantes han de ser ciudadanos con los mismos derechos y deberes que los autóctonos". El acceso a la lengua y la cultura árabe y al conocimiento básico del islam forma parte del conjunto de derechos que los musulmanes aspiran a ver satisfechos.

MÁS PARTICIPACIÓN
 Chaib reclamó igualmente que los seguidores del islam se esfuercen por participar en las asociaciones de vecinos, de padres de alumnos y de comerciantes. De lo contrario "siempre" continuarán siendo considerados como inmigrantes, alertó.

 Los congregados reclamaron que el Estado permita la regularización de aquellos que ejercen como líderes religiosos en España, cumplen con los requisitos exigibles para ello y no cuentan con permisos de residencia y trabajo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...