Los estadounidenses se enfrentan por los símbolos religiosos

En la pequeña ciudad estadounidense de Leesburg, judíos y ateos instalaron sus propias decoraciones junto al pesebre y el árbol de Navidad, para no dejarle a los cristianos el monopolio de las fiestas de fin de año.

La rivalidad de los símbolos es sólo el último episodio de las tensiones entre comunidades religiosas que se multiplican en Estados Unidos, país lleno de contradicciones, como que el presidente jure sobre la Biblia pero la separación entre Iglesia y Estado esté estipulada por ley.

En Leesburg (Virginia, este del país), la disputa estalló cuando se le impidió a los habitantes instalar un árbol y un pesebre de Navidad, como acostumbraban hacer desde hace décadas.

¿El motivo dado por las autoridades? Demasiadas asociaciones pidieron estar representadas en el jardín del Palacio de Justicia de la ciudad. Para no crear tensiones, todos los pedidos fueron rechazados.

Finalmente, tras la movilización de los habitantes, la prohibición fue levantada, pero solamente para las cinco asociaciones que habían presentado su demanda en primer lugar.

Los cristianos instalaron entonces un pesebre y un árbol de Navidad. Los judíos un candelabro con siete brazos. Y los ateos carteles que defienden la separación entre Iglesia y Estado.

"No hay dios, ni diablos, ni ángeles, ni paraíso ni infierno. La religión se basa en mitos y supersticiones que endurecen los corazones y someten los espíritus", proclama un cartel desplegado por la asociación 'Liberarse de la religión'.

En Wilkes-Barre, en Pensilvania (este), un pesebre y un candelabro judío fueron retirados de la plaza del Palacio de Justicia la semana pasada, después de que grupos de presión amenazaran con presentar una demanda contra lo que consideran un respaldo del Gobierno a la religión.

Pero, milagro, el pesebre y el candelabro estaban de regreso el lunes, después de que un gabinete de abogados ofreciera gratuitamente sus servicios a las autoridades del condado si había una demanda.

En California (oeste), un árbol de Navidad fue también retirado de la entrada de un palacio de justicia. Reapareció después de que el tribunal asegurase que podía defender jurídicamente su presencia.

Y una pequeña ciudad de Ohio (norte) rebautizó su 'desfile de Navidad' como 'desfile de las fiestas', más neutro, para evitar eventuales demandas.

Para Mathew Staver, presidente del Liberty Counsel, una asociación que defiende la libertad de culto, recuerda que este tipo de batalla navideña no afecta solo a los palacios de justicia o alcaldías.

La cadena de distribución Wal-Mart "solía pedir a sus empleados que respondieran 'felices fiestas' si les deseaban 'feliz Navidad'. Y llamaban a los árboles de Navidad 'árbol de las fiestas'", explicó.

La tienda abandonó ahora esa práctica y utiliza actualmente la palabra 'Navidad', indicó Staver, añadiendo: "Hacer como que Navidad no existe es el máximo de la locura".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...