Los cristianos progresistas abren debate sobre las palabras del Papa

«La Iglesia no tiene que prohibir el preservativo, sino decir a los hombres y mujeres que se amen en libertad»

Las declaraciones del Papa en África asegurando que el uso del preservativo no es eficaz en la lucha contra el sida, sino que por el contrario agrava el problema siguen generando controversia. La revista cristiana progresista 21 RS ha recogido las opiniones de un profesor de Medicina Preventiva en la Universidad de Navarra, vinculada al Opus Dei, y de un biblista, respectivamente a favor y en contra de la postura de la Iglesia con respecto al uso del preservativo. Parece que las palabras de Benedicto XVI han generado opiniones encontradas incluso en el seno de esta institución.

El uso del preservativo “es un tema moderno y la Iglesia ha necesitado un tiempo para encontrar una respuesta, pues no tenía una respuesta fijada por la tradición”. Según el biblista Xabier Pikaza, este es uno de los motivos por los que “la primera respuesta” del Vaticano sobre los métodos anticonceptivos fue “de prudencia”, ya que ni la Biblia ni los “moralistas clásicos” se pronunciaban sobre este asunto.

Entender "de otra manera" los dictados de Pablo VI
Pero este teólogo progresista, que firma un artículo en la revista 21 RS, considera que 41 años después de que el Papa Pablo VI firmase una encíclica en la que rechazaba el uso del condón y el resto de los anticonceptivos ha llegado el momento de “afirmar que aquella propuesta ha de entenderse hoy de otra manera”. A su juicio, las declaraciones del Papa en África han puesto más de actualidad un tema que ya existía antes dentro de la Iglesia donde, sostiene, “una mayoría silenciosa” no acepta “por razones evangélicas, el argumento y conclusiones del Papa”.

"No tiene que prohibir el preservativo"
Pikaza considera que “en conciencia, los cristianos pueden e incluso deben utilizar en ciertos casos el preservativo”. “No se trata de que la Iglesia ‘permita’ el uso de preservativos, sino de que afirme la libertad creadora de los esposos/amantes cristianos. El tema no es ‘preservativo sí o no’, sino el amor intenso y libre, emocionado y respetuoso al servicio del fortalecimiento del don de la vida y de la comunicación personal”, matizó, y agregó que “la Iglesia no tiene que prohibir el preservativo, sino decir a los hombres y mujeres que se amen en libertad y ternura, en gozo y donación de vida generosa”.

¿Evitar o reducir?
Sin embargo, no todas las voces en la Iglesia son tan aperturistas: la mencionada revista recoge también un artículo del profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra (vinculada al Opus Dei) Jokin de Irala, que sostiene que “el mensaje de la Iglesia católica sobre sexualidad” se basa en fomentar la abstinencia y la fidelidad, premisas ambas que, en su opinión, son capaces de “evitar” el riesgo del sida, frente al preservativo, que solo logra “reducir” la transmisión de la enfermedad.

"Estrategia ABC"
De Irala recuerda en su artículo que en 2004 expertos sanitarios abogaron por la “estrategia ABC” para prevenir el sida. Esta estrategia incluye la “abstinencia”, que va dirigida a los jóvenes para que “retrasen el inicio de relaciones sexuales” porque no tener relaciones es “la única medida preventiva 100% eficaz” para evitar el contagio. La B representaría la expresión “be faithful”, o “sé fiel y mantén relaciones mutuamente monogámicas”, mientas que la C corresponde al uso del condón.

"Tecnología", pero no "medida preventiva"
Según el profesor, el uso del preservativo “disminuye sustancialmente el riesgo de contraer el VIH, pero nunca lo elimina totalmente”. “El condón es la ‘tecnología’ más eficaz contra el sida, pero no es la ‘medida preventiva’ más eficaz. Siempre es mejor ‘evitar’ que ‘reducir’ un riesgo”, matizó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...