Londres estudia retener los pasaportes de «sospechosos» de unirse a los yihadistas

Reino Unido elevó de «sustancial» a «severo» el nivel de alerta por terrorismo el pasado viernes

El primer ministro británico, David Cameron, anunciará este lunes en el Parlamento a las 14.30 GMT (16.30, hora peninsular española) un paquete de medidas restrictivas para combatir el auge del yihadismo después de que el viernes pasado elevase de "sustancial" a "severo" el nivel de amenaza terrorista en el Reino Unido, el segundo más alto decretado desde 2011. Aunque hasta el momento no se ha dado a conocer ninguna medida en concreto, lo más probable, según medios británicos, es que se abra la posibilidad de retener pasaportes para aquellos ciudadanos que vuelen a Irak y Siria y que sean sospechosos de unirse a las filas del Estado Islámico (EI). Reino Unido afronta "amenazas muy reales" de terrorismo, ha declarado Michael Fallon, ministro de Defensa.

El nuevo paquete de medidas antiterroristas se ha negociado durante el fin de semana entre el primer ministro conservador y sus socios en el Gobierno, los liberales liderados por Nick Clegg, que han pedido "cautela" al primer ministro para dar un equilibrio entre la dureza contra los sospechosos y el respeto a las libertades civiles.

Los conservadores abogan también por imponer una prohibición temporal de regreso al país a esos yihadistas —que según la cadena BBC seguirían conservando su nacionalidad británica— y obligar a las aerolíneas a ofrecer información sobre sus pasajeros con más antelación que la media hora actual. Concretamente, los liberales de Clegg se oponen a la idea de prohibir temporalmente la entrada al Reino Unido de esos ciudadanos, pues, como ha indicado el diputado Menzies Campbell, equivaldría a dejarles "sin Estado".

Otra medida que contempla el Gobierno, y que contaría en este caso con el apoyo de la oposición laborista, es reintroducir las antiguas y controvertidas órdenes de control domiciliario, que someten a toque de queda y estricta vigilancia a presuntos terroristas.

Tras el asesinato del fotoperiodista estadounidense James Foley, de 40 años, en Siria hace dos semanas, Reino Unido mostró su preocupación al mundo sobre la cantidad de ciudadanos británicos —500, según los servicios de inteligencia— que se han unido a las filas del EI en su afán de crear un califato islamista en la región.

policía británica vigila Parlamento 2014

Policía británica vigila una de las entradas al Parlamento el 1 de septiembre. / Matt Dunham (AP)

Archivos de imagen relacionados

  • policía británica vigila Parlamento 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...