Libertad de conciencia desde el concepto de conciencia

La Libertad de Conciencia desde el concepto de Conciencia.

Cuando hablamos de conciencia solemos referirnos al ámbito de lo relacionado con las creencias y convicciones en torno a la filosofía o a la teología de la trascendencia y de forma más general en el sentido ético y moral de calificación bien-mal, lícito e ilícito.

No se puede distinguir en el pensamiento, en la emoción, en la consecuente vivencia del individuo y en su acción lo estrictamente religioso, lo filosófico, lo étnico-cultural, las tradiciones, los conocimientos, las formas de consideración correspondientes a la cualidad de género, su grado y tipo de valía, etc. del sujeto, y por tanto se ha de considerar que la conciencia es la forma global desde la que el individuo entiende el mundo. Es decir el conocimiento de su propia identidad y de su entorno -cómo son y como funcionan las cosas-; y por tanto su forma de relacionarse con él. En ese sentido coincide también con lo que llamamos convicciciones que son la concreción del pensamiento de la conciencia.

Y en consecuencia, el laicismo que reclama el Estado Laico que defiende el Derecho Fundamental a la Libertad de Conciencia de los ciudadanos, se entiende como "El Estado que reconoce y protege el desarrollo y la libre vivencia de cada ciudadano según su sentido propio de su identidad personal singular”. Esto supone la libertad de elección de conciencia, de su desarrollo y de su expresión; aunque la elección sean las "caenas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...