Ley de educación en Mendoza: la Iglesia presiona para sacar la palabra «laica»

Para este miércoles está previsto el tratamiento legislativo del proyecto, sin embargo la visita del Consejo de Escuelas Católicas a la Bicameral puso en duda el debate. La laicidad de la enseñanza implica que no exista ningún vínculo co

Nada, absolutamente nada, ha sido discutido tanto en la Legislatura como el proyecto de la ley provincial de educación. Desde 2007, centenares de consultas, disertaciones, opiniones, tachones y enmiendas se han acumulado en torno de un texto que nunca termina de ver la luz en el recinto de sesiones. La ley está presa de un hechizo: cuando las voluntades de oficialistas y opositores se alinean y ellos acuerdan discutirla, algo sucede que impide concretar la votación.

Esto parece estar sucediendo una vez más. Es que ya estaba todo dispuesto para que el debate se diera hoy en Diputados en una sesión especial –a realizarse esta semana- en Senadores. La idea del PJ –y que  sorprendentemente la UCR no cuestionó– era aprobar la ley de educación antes de Navidad. Sin embargo, apareció la traba: la Iglesia católica, a través del CONSEC (Consejo de Escuelas Católicas de Mendoza), pidió quitar  la palabra “laica” del texto del proyecto, argumentando que es contradictoria, ya que en la misma reglamentación se garantiza la libertad de educación, según los principios ideológicos y de religión de los padres.

Las presiones que recibieron los legisladores para que esto ocurriera fueron sistemáticas y persistentes. De hecho, algunos legisladores de las diferentes bancadas aseguraron haber recibido llamadas directamente del  Arzobispado para pedirles, sin tapujos, que quiten la palabra “laica”. Otros, prefirieron hablar de “sugerencias de dirigentes católicos”.

Lo concreto es que el CONSEC fue recibido el viernes por la Bicameral de Educación, y allí, además de dejar sentada su postura, presentó un documento justificando el porqué del pedido.

Posturas
Consultada acerca de esta situación, la presidenta de la Bicameral de Educación, Lorena Saponara (PJ), dijo que hasta el momento no ha habido ningún cambio y la ley se tratará hoy. Tampoco han acordado, por ahora,  cambiar nada del texto, pero sí aceptó que hubo llamados de parte del Arzobispado y que en su visita a la Bicameral el CONSEC aportó un documento con el pedido.

Los radicales, en cambio, sí explicaron que hay una propuesta de modificar el artículo siete, puntualmente remplazar la palabra “laica”. La alternativa es cambiarla por una frase que garantice “respeto por las diferencias, la  libertad religiosa y los valores trascendentales”. Sin embargo, avalan el argumento de que es la Constitución, tanto nacional como provincial –en su artículo 112–, la que garantiza la laicidad del Estado y, por ende, de la  educación pública.

Entre los demás partidos de la oposición, mientras el PD apoya el pedido de la Iglesia, el Frente Renovador aún no ha tomado postura y el bloque de Izquierda sí lo ha hecho: su punto de vista es votar en contra de la totalidad del proyecto, no sólo en este aspecto.

La postura del FIT
Martín Dalmau, uno de los diputados que integran el FIT, aseveró : “De nada sirve quitar una palabra cuando el proyecto les abre la puerta a los católicos para abrir todas las escuelas que quieran con subsidios del Estado”. Y  agregó: “El espíritu de la ley es mercantilista, responde a un ajuste, utiliza constantemente el término ‘gestión’, promueve la competencia”.

También explicó que ellos no le darán el voto a esta legislación porque no se ha escuchado a los docentes. “Sólo les hicieron dos consultas: una en el 2012 y otra en noviembre”.

Sobre los aportes efectuados por los educadores hace 30 días, lo que asegura Dalmau es que es imposible procesar dos sugerencias en un mes y utilizarlas como material para el proyecto.

“Por esto algunas organizaciones sindicales marcharán hoy a la Legislatura para quejarse del proyecto”, aseguró el diputado.

Qué puede suceder
Nadie en Legislatura, hasta ayer, podía asegurar el tratamiento o la suspensión del debate. Saponara aclaró que la última palabra surgiría de la Comisión de Labor Parlamentaria, en la que se deciden los temas que  integrarán el orden del día. Sin embargo, no ocultó su disgusto: “Hemos discutido una norma por siete años para que se trabe por una palabra en la última semana. El proyecto es muy serio, es amplio. No podemos centrar la  discusión en un término”, señaló.

Lo que podría ocurrir, si es que no se suspende el tratamiento, es que en la votación en particular, los que estén en contra de quitar el término voten a favor de dejarlo tal cual está, y los que por el contrario quieran cambiarlo, lo  voten en contra.

En definitiva, la discusión es tan fluctuante que podría cambiar hoy durante la sesión.

Clave
Esa palabra. Laico/a es un vocablo que se refiere a lo que no está bajo las órdenes clericales y es independiente de cualquier organización religiosa. El laicismo es una corriente de pensamiento. En Mendoza, el movimiento   laicista está a la expectativa del tema.

A partir de la Revolución Francesa
La educación laica empezó a entrar en la escena histórica recién luego de la Revolución Francesa, en 1789, y de manera muy progresiva. Esta revolución, con su gran cuestionamiento a la religión como forma de organización  de la vida en comunidad, permitió que se abran canales de expresión laicos y seculares, por fuera de la Iglesia, fuese esta cual fuese. En la mayoría de los países occidentales la educación es laica y depende en gran medida del Estado, ya no de instituciones religiosas. La educación impartida así en los colegios iguala a todos los miembros y futuros ciudadanos: todos reciben el mismo tipo de conocimientos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...