León Ferrari: «Pensé que tendrían que haber condenado al cardenal Bergoglio»

El artista plástico argentino recordó en una charla abierta la polémica por su exposición en el Centro Cultural Recoleta en 2004. Con ironía se refirió al cardenal argentino y recordó: «nunca un artista tuvo tanta publicidad».

Las declaraciones de Ferrari tuvieron lugar en el ciclo que indaga la relación entre la creación, la locura y lo político que conduce la psicoanalista Adriana Abeles en la Galería Van Riel, de Retiro. Afortunadamente no hubo demasiado tiempo para el psicoanálisis y el bueno de León se robó todos los aplausos.

Ferrari empezó por negar algunos puntos sustanciales de la breve introducción de quien hacías las veces de anfitriona y subrayó la cantidad de "gente mala que hace arte". Además, el artista que el próximo 3 de septiembre cumplirá 89 años recordó su corrimiento del arte abstracto al político en plena década del 70´ y su posterior regreso a las fuentes. Por otra parte, detalló cómo fue su exilio en Brasil, donde "el ambiente del arte –en palabras de Ferrari- era mucho menos cerrado que en la Argentina". 

Sin embargo, el clímax de la noche llegó cuando Abeles le preguntó a Ferrari por la retrospectiva de de 2004 en el Centro Cultural Recoleta que en un fallo insólito (por lo anacrónico) fue censurada por la jueza Elena Liberatori.

"El cardenal (Jorge) Bergoglio escribió una carta en contra la muestra que leyeron en todas las iglesias diciendo que era blasfemo. La blasfemia en la religión se paga con la muerte por lapidación. Así que cuando procesaron a los muchachos que rompieron algunas obras, pensé que tendrían que haberlo condenado al cardenal Bergoglio porque él había incitado a esta gente para que las rompiera. Por suerte no me rompieron la cabeza", recordó Ferrari.

La estrella de aquella muestra curada por Andrea Giunta era Civilización Occidental Cristiana, una obra de 1965 que denunciaba la opresión de la religión y la guerra de Vietnam.

"Afortunadamente todo se resolvió, y ella –tan buena jueza- como el cardenal hicieron una gran publicidad para la muestra. Cuando estaba recibiendo en Venecia el León de Oro pensé mucho en el cardenal Bergoglio, porque pensé que parte de la responsabilidad era suya. Pocas veces un artista tuvo tanta publicidad… y en todas las iglesias", insistió entre risas el artista al que el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) le dedica por estos días una gran muestra retrospectiva.

Otros de los puntos altos de la noche fueron las intervenciones del escritor y crítico literario Noé Jitrik, que sentado entre el público de la galería, intervino en más de una oportunidad para alegar a favor del horror representado, al que Ferrari desde siempre fustiga. Ferrari dio por terminada la discusión con la broma recurrente que le juega a su amigo del escritor. "Lo que yo digo está claro y lo que dice Noé, no-es".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...