Las mujeres de Mahoma

Las esposas de Mahoma no usaban velo. Hasta la tercera generación después del profeta no empezó a extenderse el velo entre las mujeres árabes. Éste fue un hábito aprendido de sus vecinos cristianos de Bizancio.
 
Fue San Pablo en su Epístola a los Corintios quien recomendó a las mujeres el uso del velo. Los árabes musulmanes importaron este hábito de unos vecinos a quienes consideraban muy sofisticados. Aunque tampoco la costumbre se extendió a todas ellas. Hasta el siglo XIX, el velo sólo lo usaban las mujeres de clase acomodada. En el campo iban descubiertas.
 
Lord Cromer, gobernador inglés de Egipto, fue uno de los primeros europeos que lanzaron una cruzada contra el velo. Lord Cromer no era precisamentre un militante de la causa feminista. El buen hombre era miembro de la liga de varones en contra del voto de la mujer. Pero, para dar muestra de sus propósitos civilizadores en el salvaje Egipto, se empeñó en su campaña con tanto fervor, que consiguió que el velo se convirtiese en lo que nunca había sido: en signo de identidad del islam frente al entrometido poder colonial.
 
La historia se repitió después en Irán y Turquía, con la diferencia de que en tales casos no fue el imperio británico, sino las élites nacionalistas locales las que emprendieron una campaña de laicización extrema. Y a la vista está el nulo éxito de su campaña. Moraleja: jamás las mujeres musulmanas han ido tan tapadas como en nuestros días… tras décadas y décadas de sermones colonialistas y campañas de laicismo radical.
 
Es un error hablar de hábitos feudales. El burka no llegó a Afganistán hasta principios del siglo XX, cuando el rey Habibulá lo impuso a las mujeres de su harén, para impedir que su belleza tentara a los hombres. El burka, como antes el velo, fue una moda aristocrática. Y sólo en nuestros días, tras décadas de infructuosas campañas de occidentalización y laicismo, se ha convertido en símbolo de un islamismo radical extendido en gran parte de la sociedad. Cuanto más empeño han puesto la CIA y el KGB, más se ha expandido el uso de esta prenda de tortura.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...