Las mafias hallan en la Iglesia un filón para bodas de conveniencia

Los delincuentes evitan los registros civiles porque son más rigurosos en el control La policía detiene a 21 personas que montaban matrimonios en el altar por 10.000 ?

Las mafias que se dedican al lucrativo negocio de los matrimonios de conveniencia han encontrado un filón en las bodas por la Iglesia, a la que han recurrido después de que los registros civiles extremaran los controles en los expedientes de quienes pretenden casarse por lo civil. "Las redes aprovechan que la Iglesia realiza menos comprobaciones previas y carece de los instrumentos para verificar si los contrayentes son realmente pareja o si el matrimonio es solo un montaje para que un extranjero consiga regularizar su situación", dice un sacerdote barcelonés.
Por lo civil, los novios deben tramitar su expediente en el registro antes de la boda y pueden ser convocados a una entrevista con la magistrada en que esta determina si la relación es real. En Barcelona, el Registro rechaza 150 matrimonios al año.
En cambio, en el caso de las bodas canónicas, el expediente llega al registro después de haberse celebrado el matrimonio, con lo que es casi imposible parar el proceso antes de la boda. Antes del enlace, solo es necesario que dos testigos den fe de que los contrayentes se conocen y que no van coaccionados. Además, el extranjero no debe siquiera ser católico, ya que basta con que uno de los contrayentes esté bautizado. Todo se reduce a que el párroco dé el visto bueno para que la boda se celebre.

TRADUCTOR EN EL ALTAR
En Barcelona, esa tendencia se notó hace unos dos años con una ola de matrimonios en los que la novia era española y el novio, indio de confesión sij. Este párroco recuerda la sospecha que suscitó el hecho de que "el novio tuviera que casarse ayudado en el altar por un amigo que le hacía las veces de traductor ya que él no hablaba ni palabra de castellano".
El fenómeno ha alcanzado tal magnitud que la Conferencia Episcopal ha pedido a los sacerdotes que extremen la precaución antes de casar a parejas con ese perfil.
Esa tendencia ha quedado demostrada con el desmantelamiento por parte del Cuerpo Nacional de Policía de una red que se había especializado en matrimonios de conveniencia celebrados en iglesias y parroquias de toda la geografía española. Los agentes han detenido a 21 personas, 16 españoles y 5 nigerianos –entre ellos dos menores de edad–, que habían logrado organizar matrimonios en iglesias en Castellón, Valencia, Alicante, Zaragoza, Teruel, Tarragona, Madrid, Cuenca, Guadalajara, Zamora, Almería y Murcia. Según la policía, esa red llevaba actuando desde 1999 y organizó unas 400 bodas falsas.

500 POR ADELANTADO
La trama cobraba unos 10.000 euros a los extranjeros, sobre todo nigerianos, que acudían a ellos para conseguir un matrimonio que les permitiera regularizar su situación. De ese dinero, la red se quedaba 7.000 y entregaba 3.000 –500 adelantado y el resto tras el enlace– al español o española que aceptara casarse con el extranjero. A veces, el español que se casaba no era quien decía ser ya que se presentaba con documentación robada a otras personas.
La red además se encargaba de buscar iglesias en las que el control de la documentación exigida para casarse fuera menor. Una vez elegida la parroquia, el cabecilla de la red acompañaba a los contrayentes a su entrevista con el párroco. La red reunía a los dos contrayentes, con los que recreaban la historia de su ficticia relación y ensayaban respuestas a las posibles preguntas del sacerdote. Para dar si cabe más verosimilitud al enlace, el día de la boda, los miembros de la red acudían a la iglesia haciéndose pasar, unos por testigos, y otros, por familiares.

200 casos en Murcia

AUMENTO EN EL 2006

La primera señal de alerta sobre la celebración masiva de bodas de conveniencia por la Iglesia se detectó en el 2006, cuando se constató un crecimiento espectacular en varias parroquias de Murcia de matrimonios entre jóvenes nigerianos y chicas españolas de etnia gitana. Los novios ni siquiera eran capaces de entenderse pues no hablaban ningún idioma común. En la parroquia de una pedanía de Murcia se casaron 20 de esas parejas en dos meses, hasta que el párroco, tras avisar al obispado, vetó esos enlaces.

OPERACIÓN EN FEBRERO
Dos años después, el pasado mes de febrero, fue desmantelada en Murcia una red que había organizado 200 de esas bodas. En otras ocasiones, las mafias de la inmigración ni siquiera celebran los enlaces y, como ocurrió en el 2006 en Barcelona, se limitan a falsificar el certificado de matrimonio emitido por la parroquia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...