Laicidad y la educación pública, hoy en Uruguay

Hay palabras, pero también propuestas, que no son agendadas por la mayoría de la población. Es así que uno de los temas que se ha vuelto difícil de discutir y de analizar en conjunto, es el futuro de la educación, sea la pública, sea la privada.

Hoy todos tenemos la impresión de que la sociedad uruguaya tiene la obligación de volver a tratar algunos temas de antaño y lo debe hacer sin ningún tipo de complejos.

Uno de esos temas es analizar a fondo, con serenidad y respeto, la construcción de un sistema educativo que incluya lo público y lo privado.

Quienes somos “laicos, gratuitos y obligatorios”, sostenemos la necesidad de que la educación pública sea la punta de lanza de la enseñanza de un país, en tanto la defensa de la laicidad y de su concreción se va a plasmar con firmeza en las escuelas de túnica blanca y moña azul.

Todo indica que los uruguayos tenemos la obligación de volver a discutir algunos asuntos,
Porque hoy existen ciertos niveles de confusión. Es común escuchar a personas identificadas con la iglesia católica, que en la escuela pública se educa contra la Fe. Y sobre ello no hay pruebas, pero hay confusión.

Es que hay gente que cree que la educación laica “persigue” al creyente, cuando eso no es así. En un sistema laico de educación se pueden estudiar las opiniones de las organizaciones de los católicos, pero también se puede estudiar el planteo de las corrientes marxistas.

Es cierto que en las aulas uruguayas del sistema público, los maestros han optado por no ingresar al análisis de temas complejos que alejan el debate filosófico de los liceos. Pero de ninguna manera hay síntomas descarnados de persecución política, religiosa o filosófica. Lo que hay, muchas veces, son desconocimientos de algunos asuntos que alejan al educando del conocimiento filosófico y por eso se cae en el error de que el estudiante crea que los únicos que pensaron fueron Aristóteles, Platón y Descartes.

En un principio todos estos asuntos parecen no tener que ser atendidos por la familia uruguaya. Dejar esto a un costado es un error, en tanto la ignorancia, la violencia y otros males son aventados si se tiene la buena costumbre de pensar.

Es en la educación pública donde este ejercicio de la personalidad y de la apropiación de la laicidad, se va a poder desarrollar con el poyo de padres, madres y autoridades.

escolares escuela publica uruguay

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...