Laicidad es un tema importante en la agenda de El Salvador

La representante del MCL aclaró que el ejercicio de la religión pertenece al ámbito privado y cuando un aspirante a un cargo público o un funcionario que está ejerciendo su administración, no puede mezclar estos ámbitos.

Vilma Vaquerano, periodista representante del Movimiento por una Cultura Laica, afirmó  la importancia de abordar en la agenda de nación la temática que define la autonomía del Estado salvadoreño de la Iglesia en temas civiles y la obligación de esta misma de asumir su reconocimiento.

El Movimiento por una Cultura Laica celebra cada mes un conversatorio público sobre el tema de laicidad en diversos ámbitos, en esta oportunidad le tocó a Vilma Vaquerano de ORMUSA, e integrante de la organización tocar el tema “Laicidad en las instituciones públicas desde la óptica de los medios de comunicación”.

Vaquerano explicó en su alocución que la Sala de lo Constitucional emitió un fallo en febrero del presente año, que confirma que el Estado salvadoreño es laico, así como otras leyes de aprobación reciente.

“La Ley para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres reconoce en sus principios rectores la laicidad, esto significa que hay un marco legal que lo confirma, así como, la Constitución de la República, aunque en la práctica se manifiestan situaciones que no es así, porque hay tendencias que no lo reconocen”, afirmó.

Estos indicadores de laicidad, agregó Vaquerano, están en el ámbito social y cultural, pero  al  monitorear los índices de su  operatividad se puede deducir que aún falta mucho trabajo gubernamental para ejecutarla.

“Tenemos realidades tan obvias como la ley de los partidos políticos que rige que las personas que integran estos espacios, no tienen que ser parte dirigente  de ningún culto religioso o sea, ni pastores, ni jerarcas católicos  y esto se asume en la normativa, pero al analizar los discursos ¿qué sucede?, en tiempos de campaña electoral se hace una manipulación de la fe, una manipulación del tema religioso con vistas electorales”, acotó.

La representante del MCL aclaró que el ejercicio de la religión pertenece al ámbito privado y cuando un aspirante a un cargo público o un  funcionario que está ejerciendo su administración, no puede mezclar  estos  ámbitos.

“Hubo un político que dijo que iba a gobernar con la Biblia en la mano, estas expresiones no pueden ser válidas en un Estado Laico”, afirmó.

En cuanto a la educación sexual y reproductiva para la población juvenil del país, y la intervención de la iglesia sobre la conveniencia de aplicarla o socializarla, Vaquerano añadió que estos temas no deben ser consultados con la Iglesia, ni grupos afines religiosos

“Esta es precisamente la mayor dificultad dentro del plano social, es como se concibe el plano moral directamente ligada a la religión y se asume que los valores éticos  de justicia, equidad, solidaridad,  y otros valores sociales, tan indispensables para una sana convivencia, se asume como sinónimos de religiosidad y no es así” dijo.

Sobre la sentencia en el caso de “Beatriz”, Vilma Vaquerano  explicó que en el contenido del fallo de la Sala de lo Constitucional se apelaron a valores religiosos, no morales, porque estos tiene que ver con respeto a la vida, con la dimensión de derechos humanos, o sea, un plano legal, esta es la mezcla que se hace en la práctica”, argumentó.

Sobre el Movimiento por una Cultura Laica, América Romualdo señaló que estos foros públicos se suman a diversas actividades que realizan, como la capacitación de instituciones públicas, organizaciones no gubernamentales y gremiales. Así también, producen documentación sobre el tema y ejercen la contraloría ciudadana como un aporte a la democratización del Estado salvadoreño.

MCL charla

Archivos de imagen relacionados

  • MCL charla
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...