La ‘yenka’ del burka

Interior rebaja el tono del anuncio hecho por Afers Religiosos sobre el veto al velo integral en la calle Es la segunda vez que un alto cargo matiza la declaración de otro por este asunto

«Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, detrás, un, dos, tres». A la hora de comunicar su intención de regular el uso del burka, el Govern se ha abonado a la letra de La yenka, la popular canción veraniega de los años sesenta. Por dos veces, al anuncio de una prohibición del velo integral por parte de un miembro del Ejecutivo catalán le ha seguido un paso atrás, es decir, una aparición de otro responsable del Govern rebajando el tono. Sucedió en marzo pasado y volvió a suceder ayer.

Pasito pa'lante. En RAC 1, de forma muy contundente, el director general de Afers Religiosos, Xavier Puigdollers, anunció ayer que el Govern prepara una ley para prohibir el burka «no solo en los edificios públicos sino también allí donde haya aglomeración de gente. Por tanto, también en la calle».

Pasito p'atrás. Esas declaraciones sentaron mal en Interior, que es la conselleria encargada de elaborar la columna vertebral de esa norma. En el departamento de Felip Puig se entiende, para empezar, que ahora es «precipitado» hablar de una ley que, en palabras del propio conseller, no estará lista hasta «finales del 2012 o principios del 2013». Fuentes de Interior descafeinaron también el término prohibición. «Vamos a regular», insistieron, y dejaron claro que «sí que se está estudiando la prohibición, pero aún no está claro ni en qué espacios ni en qué circunstancias».

La «cortina» de Ortega

Además, en Interior también sentó mal que Puigdollers focalizara en el burka una ley sobre el espacio público con la que se pretende regular también la prostitución en los núcleos urbanos y las celebraciones deportivas. Desde ese departamento, y con la intención de no despertar el resentimiento entre los musulmanes, se insiste en que no es una ley del burka sino sobre «la cara tapada», pues regulará el uso de pasamontañas o cascos que cubran el rostro en aglomeraciones tales como manifestaciones o dentro de establecimientos comerciales.

El baile ya se inició en marzo. El primer pasito pa'lante lo dio la vicepresidenta, Joana Ortega, quien anunció que se iba a regular el burka porque «la dignidad de la mujer no pasa en ningún caso porque tenga que ir tapada u oculta tras una cortina». El pasito p'atrás lo dio entonces el conseller de Benestar i Família, Josep Lluís Cleries, cuando reconoció las dificultades para legislar sobre el espacio público.

En realidad, la futura norma pretende dar un marco común a las ordenanzas de distintas ciudades en las que se ha vetado el uso del velo integral en los edificios municipales. En Lleida, la pionera, el veto rige desde junio, cuando fue avalado por el Tribunal Superior de Catalunya, tras un periplo judicial con suspensión cautelar incluida. Sin embargo, aún no se ha impuesto ninguna sanción, informa Rosa Matas. La concejal de Seguridad Ciudadana, Sara Mestre, lo atribuye al efecto disuasorio de la prohibición: «No se ha dado el caso de que ninguna mujer haya entrado en un edificio municipal con esa vestimenta».

En La Paeria se aplaude la decisión del Govern de legislar sobre el velo integral. «Nos alegramos de que se regule este tema y nos ofrecemos a colaborar con la Generalitat», añade Mestres, que se ha brindado a enviar a Interior los estudios legales realizados por los servicios jurídicos del ayuntamiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...