La Xunta de Galicia gastará 110.000 euros en restaurar los retablos de Berres y Guimarei en A Estrada (Pontevedra)

El conselleiro de Cultura y el arzobispo Julián Barrio firmarán hoy un convenio de colaboración para la restauración de los retablos mayores de las iglesias estradenses de Berres y de Guimarei. La diócesis pondrá a disposición de la Xunta ambos inmuebles para la restauración y conservación de las obras, que costará en conjunto 110.000 euros -55.000 euros cada uno de los retablos-.

La restauración era una vieja demanda de los vecinos de ambas localidades, que hace tiempo que trasladaron al Concello su preocupación por el mal estado de conservación de las obras, que cuentan con un importante valor artístico. Ambos retablos son obras de estilo barroco afectadas por las termitas y con repintados de brocha gorda.

El retablo mayor de la iglesia de San Vicenzo de Berres tiene unas dimensiones de seis metros de ancho por siete de alto. El cuerpo principal está dividido en tres calles delimitadas por cuatro pilares de fuste cuadrado con decoración de racimos, cintas, frutas y borlas. Los plintos de los pilares y las peanas que sustentan las imágenes de las hornacinas presentan figuras de querubines. La calle central está dividida en dos alturas: en la inferior se encuentra un sagrario-expositor con una reliquia atribuida a San Vicenzo y en la superior la imagen del Niño Jesús en actitud de bendecir. En las calles laterales se sitúan a la derecha la imagen de la Virgen entregando el rosario a Santo Domingo y a la izquierda la de San Gregorio Margno. El ático también está dividido en tres calles, con San Vicenzo en el centro y una santa y un obispo en los laterales.

En el 2006, cuando se reparó la cubierta del templo, se comprobó la existencia de un ataque de termitas, con evidencia de galerías en algunas zonas. Además, la policromía y los dorados presentan graves problemas de descohesión debido a los movimientos del soporte causados por los cambios de humedad y temperatura en el interior de la iglesia y las filtraciones de agua a través de la cubierta solucionadas en 2006. Una parte de la policromía ha desaparecido y otra está a punto de caer.

Por si parte, el retablo de San Xiao de Guimarei mide 5,5 metros de ancho por otros tantos de alto. El cuerpo principal está dividido en tres calles separadas por pares de columnas salomónicas ricamente decoradas con hojas de vid y racimos de uvas. En la calle central se encuentra el sagrario, dentro de un baldaquino sobre el que hay un camerín con una imagen del Niño Jesús. A la derecha se sitúa una imagen de la Virgen y a la izquierda otra del Sagrado Corazón. En el ático aparece la imagen de San Xiao en el centro, flanqueado por dos santos que no han podido identificarse. También en este caso hay evidencia de un ataque de termitas que compromete la estabilidad y la recuperación íntegra del retablo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...