La ultraderecha Salvadoreña quiere penar con 50 años el aborto

El principal partido de oposición en El Salvador, la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), solicitó al Congreso ampliar hasta los 50 años las penas para el aborto «consentido y propio», de acuerdo al proyecto de decreto al que Efe tuvo acceso este domingo.

Arena busca que el Congreso reforme el articulo 133 del Código Penal, que establece que las penas para quien provoque o consienta un aborto son de «2 a 8 años» de prisión, para que estas sean de «30 a 50 años».

De acuerdo con el escrito del partido en los casos de aborto el «Código Penal no armoniza con la protección a la vida desde el momento de la concepción, violando a Constitución y los principios de igualdad y proporcionalidad de la pena al bien jurídico protegido».

Con esta reforma, el Congreso estaría equiparando la pena por el delito de aborto con la de homicidio agravado en los casos en que este es cometido por un familiar, por autoridad civil o militar, «con ensañamiento», por remuneración o cuando «fuere motivado por odio».

Arena también solicitó la reforma del artículo 139 de la referida ley para que las «lesiones culposas en el no nacido» sean penadas con prisión de 6 meses a 2 años, frente a la sanción actual de «50 a 100 días multa».

Para que este modificación de la legislación penal sea aplicada debe ser aprobada con 43 de 84 votos, de los que Arena posee 35.

El Salvador es de los pocos países en el mundo que mantiene una prohibición total al aborto desde 1998; se le suman Chile, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra, Malta y el Vaticano.

Actualmente, un total de 14 mujeres están condenadas en este país centroamericano por delitos ligados al aborto.

A mediados de mayo, un tribunal anuló la pena de 40 años contra María Teresa Rivera, quien perdió a su hijo durante un aborto espontáneo a causa de un problema obstétrico

«Propuesta irresponsable»

Esta propuesta, de penar el aborto hasta con 50 años de cárcel es «escandalosa, irresponsable y va en contra de estándares básicos de derechos humanos», señaló hoy Amnistía Internacional (AI).

De acuerdo con la directora para las Américas de AI, Erika Guevara-Rosas, los propulsores «están jugando un juego muy peligroso con las vidas de millones de mujeres».

«Prohibir abortos que pueden salvar vidas es atroz en cualquier circunstancia, pero intentar aumentar las penas de cárcel para las mujeres que necesitan un aborto y a las personas que las apoyan es simplemente despreciable», señaló en un comunicado.

Guevara-Rosas conminó a los parlamentarios salvadoreños a que «en vez de continuar criminalizando a las mujeres, (…) deben derogar la obsoleta ley anti-aborto (vigente) de una vez y para siempre».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...