La religión vuelve a las aulas en Rusia

Tras dos años de experimentación en algunas regiones rusas, desde el próximo curso, que comienza en septiembre, la historia de las religiones y los fundamentos de la religión se convertirán en una asignatura obligatoria en todas las escuelas rusas. El primer ministro, Vladimir Putin, aprobó el decreto que introdujo la enseñanza de la religión en todo el país.

Los estudiantes de primaria y secundaria pueden optar por estudiar o bien la historia de una de las cuatro religiones llamadas “tradicionales” – el Cristianismo ortodoxo, el Islam, el Judaísmo y el Budismo – o cursos más generales sobre los “fundamentos de la cultura religiosa” o “los fundamentos de la ética pública”. Un decreto que describe los detalles de la enseñanza de este nuevo proyecto fue firmado recientemente por el Primer Ministro de Rusia, Vladimir Putin.

Prohibida durante el período soviético, la religión volvió a las escuelas en abril de 2010, pero sólo en 19 regiones, en una iniciativa bendecida por el Kremlin, que está interesado en la consolidación de los valores comunes de la identidad nacional. El programa piloto de clases de religión en 2009-2011 recibió una respuesta favorable. En los cursos participaron medio millón de niños, 20.000 profesores y 30.000 escuelas de todo el país.

El gobierno ruso también planea introducir la teología como una asignatura en las universidades públicas. En Rusia, la teología se desarrolló sólo en las escuelas religiosas -los seminarios espirituales ortodoxos, las madrasas musulmanas y las yeshivas judías. Sin embargo, desde el año 2000, las disciplinas teológicas se han incluido en los currículos de varios institutos de Rusia, especialmente los privados y religiosos.

Desde el principio, la idea ha suscitado fuertes críticas en Rusia, un país que ha experimentado 70 años de ateísmo de estado, y donde conviven diferentes etnias y religiones. Algunos creen que Rusia es un estado laico en el que ninguna religión debería ser enseñada en los centros públicos. Otros piensan que Rusia es un estado multinacional y multirreligioso y consideran que dividir a los alumnos en grupos de acuerdo a sus creencias podría promover el odio nacional y religioso. “Creo que es un error dividir a los niños en grupos de acuerdo a la religión,” señaló Ivar Maskurov, un experto en religiones, “pues esto podría causar muchos problemas”.

Otra objeción planteada por los críticos de la religión en la escuela es la falta de profesores calificados y buenos libros de texto, como fue admitido por Romanova Elena, jefa de la Secretaría de Educación para la enseñanza de la religión. Sin embargo, el Ministerio de Educación de Rusia ha puesto en marcha cursos para profesores de religión desde el pasado mes de febrero. “Estos temas deben ser impartidos por personas bien formadas, ya sea por profesores de teología o por clérigos”, dijo Putin en una reunión con representantes de las confesiones tradicionales.

Los líderes religiosos rusos no comparten el escepticismo de los opositores laicistas a la nueva asignatura. Por ejemplo, el Patriarcado de Moscú ha apoyado públicamente la iniciativa, así como ha hecho también la comunidad musulmana. El muftí Krganov Albir, presidente de la Comisión Musulmán de Chuvashia (una república autónoma de Rusia) dijo que “la nueva asignatura se ha hecho muy popular entre los alumnos y padres en las escuelas de Chuvashia. Los padres dicen que aprenden mucho acerca de la religión cuando sus hijos asisten a estos cursos”. “Cuanto más una persona se educa en la esfera de la religión, más tolerante se vuelve hacia las opiniones de las otras personas”, agregó.

Archivos de imagen relacionados

  • estudiantes musulmanas Rusia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...