Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La proposición de ley presentada por Vox en Madrid supone un retroceso de décadas en la igualdad entre hombres y mujeres

El texto, que se titula Ley Integral de Igualdad y no discriminación de la Comunidad de Madrid, no contiene en ninguna de sus 32 páginas la palabra mujer y pone el énfasis en la protección de la familia.

La proposición de Ley Integral de Igualdad y no Discriminación de la Comunidad de Madrid presentada por Vox  se debatirá los próximos días 8 y 9 en la Asamblea y tiene previsto votarse el 16 de este mes. Su articulado no sólo propone la derogación de las leyes de Identidad y Expresión de Géneroy la de Protección Integral contra LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual, sino que, también, puede suponer un retroceso de décadas en la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres. 

El texto presentado por la formación ultraderechista no hace mención en sus casi 32 folios a la palabra mujer, ni mención a la discriminación que sufren las mujeres en la sociedad y que ha creado todo un cuerpo normativo a nivel estatal (ley de Igualdad de 2007 y contra la violencia de género de 2004), y autonómico.

Madrid, junto con La Rioja, son las únicas comunidades autónomas que aún no disponen de una ley específica sobre esta materia.

El texto ahora presentado por Vox utiliza un lenguaje aparentemente inclusivo y menciona en diversos momentos las normas internacionales, así como el artículo 14 de la Constitución, que establece la igualdad de todos los españoles ante la ley “sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Para Vox, el único bien jurídico a proteger, además de “la persona”, es “la familia”

Sin embargo, la proposición de Vox no hace mención alguna a cuáles son esas discriminaciones ni reconoce la necesidad de contemplar la desigualdad existente entre hombres y mujeres. En su articulado el único bien jurídico a proteger, además de “la persona“, es “la familia“, a la que describe como “núcleo fundamental de la sociedad” y explica que a fin de “asegurar la protección social, económica y jurídica de la familia se establecerán programas para que se desenvuelva en el ambiente de amor y comprensión que le es propio y así garantizar el libre desarrollo de todos sus miembros”.

La ley no menciona tampoco en ningún apartado la violencia de género, una violencia estructural fruto de la discriminación que sufren y han sufrido las mujeres en la sociedad. En cambio, hace hincapié en la violencia en el ámbito familiar. El texto afirma que “la Comunidad de Madrid promoverá acciones de prevención y lucha contra cualquier forma de violencia que se ejerza en el ámbito familiar, y garantizará la protección de las personas que sufran violencia”.

En lugar de hablar de violencia de género, especifica que “la Comunidad de Madrid adoptará medidas de atención, apoyo, orientación y seguimiento a las víctimas de violencia y matrimonios o relaciones de análoga afectividad a la conyugal que garanticen la protección de la personas acosadas frente a la persona acosadora, con independencia de su nacimiento, sexo, raza , religión, opinión o cualquier otra condición”.

También contempla la necesaria formación de distintos representantes públicos en relación a la violencia. En concreto la normativa propuesta por Vox establece medidas de formación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en esta materia, así como atención a víctimas de maltrato, protección en el ámbito familiar y lucha “contra cualquier forma de violencia que se ejerza en el ámbito familiar”. Pero no menciona cómo se formarán estos funcionarios, ni en base a qué conocimiento. Cada violencia tiene una forma especifica de ejercerse y precisa de mecanismos y protocolos adaptados a la misma. Sin embargo el texto de Vox no contempla ninguna violencia en concreto y las pone todas en un saco.

Tampoco contempla la necesidad de recoger datos estadísticos de la violencia segregada por sexos, algo a lo que obliga la ley estatal de Igualdad de 2007, como forma de entender y analizar las discriminaciones que sufren mujeres y hombres. 

En el ámbito educativo no existe en el texto ninguna referencia a la necesidad de educar en igualdad entre hombres y mujeres. En cambio sí habla de un plan integral contra el acoso en las aulas y de “garantizar el derecho a la libertad de enseñanza de los padres y alumnos. No se considera discriminación prohibida por la ley la opción de centros educativos por la llamada educación diferenciada”.

En el ámbito laboral, el texto se limita a afirmar que “ninguna persona podrá ser objeto de ninguna discriminación por sus superiores o compañeros, ya sea referida la tratamiento o la remuneración”, pero ninguna mención a la desigualdades que ocurren en el ámbito laboral por cuestión de sexo, ni las causas que las provoca. 

El texto, que tal como han afirmado tanto PP como Vox saldrá adelante sin tener en cuenta las enmiendas de se hagan “desde la izquierda”, está en línea con lo que la formación ultraderechista viene afirmando desde hace años: que “la violencia no tiene género”, negando que exista una violencia específica hacia las mujeres. 

“Esta proposición supone un intento por parte de Vox de contar con una herramienta para intentar destruir toda la arquitectura de igualdad de la comunidad de Madrid”, afirman desde Unidas Podemos.”Es una trampa. Se apoya en una supuesta ley de Igualdad que precisamente no tiene en cuenta las desigualdades de partida

“El texto es una trampa. Se apoya todo el rato en una supuesta ley de igualdad que precisamente no tiene en cuenta las desigualdades de partida. Según el texto de Vox, todas la leyes de género y las LGTBI atacan la verdadera igualdad que es la que no reconoce la desigualdad de partida”, afirma Público Beatriz Gimeno, diputada de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid. 


“Esta ley lo que hace es poner sobre el papel y llevar a un aparato legislativo un retroceso en materia de igualdad que no se ha visto desde la Transición. Con sus más o sus menos, hasta ahora se había avanzado, incluso con Gobiernos del PP. Esta es la primera vez que se puede producir un retroceso real y profundo tanto en lo que tiene que ver con los avances en igualdad hacia las mujeres, como en los derechos del colectivo LGTBI”, abunda Gimeno. 

La diputada de Unidas Podemos espera que en el trámite que la ley debe pasar en la Asamblea de Madrid sea profundamente modificada y para eso será clave ver cuál es la posición del Partido Popular al respecto. 

Total
46
Shares
Artículos relacionados
Total
46
Share