La OTAN pide disculpas por profanar coranes en Afganistán

El comandante de la fuerza internacional de la OTAN (ISAF), el general estadounidense John Allen, se ha disculpado ante "el noble pueblo de Afganistán" tras enterarse anoche de que soldados de la base de Bagram se "han deshecho de manera indebida" de "un número significativo de documentos islámicos, incluyendo ejemplares del Corán". Unos dos mil afganos se han manifestado en el entorno de la base contra la supuesta quema de coranes, aunque se desconoce qué ocurrió exactamente con los textos sagrados.

"En cuanto tuvimos conocimiento de estos actos, intervinimos y los paramos. He ordenado una investigación", asegura el general en un comunicado en el que explica que ha ordenado una investigación completa para averiguar los detalles.

"Los materiales recuperados serán debidamente gestionados por las autoridades religiosas pertinentes", añade el comunicado del  general Allen. "Estamos investigando el incidente de manera minuciosa y dando pasos para asegurarnos de que esto no vuelve a ocurrir. Les aseguro… les prometo… que esto no  ha sido de ninguna manera intencionado", agrega en la nota.

Allen no ha explicado con exactitud qué ha ocurrido en el interior de la base, pero sí ha reconocido que sus fuerzas "intervinieron inmediatamente, nada más conocer las acciones" en cuestión, y que "les detuvieron", sin especificar quiénes fueron los autores.

La profanación del Corán es un asunto muy sensible en Afganistán, donde una veintena de personas, incluidos siete empleados extranjeros de la ONU, murieron el año pasado en protestas tras la quema de un Corán en una iglesia de Estados Unidos.

Bagram, a una hora de Kabul, es la principal base de las tropas internacionales en Afganistán, que están en el proceso de retirada tras una década de guerra contra los insurgentes talibanes, aún activos en gran parte del país.

Archivos de imagen relacionados

  • protesta afgana coran OTAN
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...