La mayoría de los españoles no cree ni en ángeles ni en el diablo

Opina que la ciencia contribuye a la felicidad más que la religión, según un estudio sociológico La educación, las ONG y la monarquía superan a la Iglesia en credibilidad

Los españoles tienden a construirse una religión a la carta. Aunque un 80% de los ciudadanos se confiesa católico, una nutrida mayoría no comulga con algunos dogmas de la Iglesia, como la existencia del infierno, los milagros, el pecado, el diablo o los ángeles.
   Un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) destaca que los españoles consideran que la ciencia contribuye más a la felicidad de la humanidad (55%) que la religión. Del trabajo del CIS se desprende que las mujeres conceden más importancia a la religión que los varones. Un 39% de los católicos asiste con cierta regularidad a misa.
   Según los investigadores Alfonso Pérez-Agote y José A. Santiago García, autores del trabajo, «España es un país de cultura católica más que de religión católica». En el estudio 'La situación de la religión en España a principios del siglo XXI', los expertos consideran que los españoles tienden a «privatizar» la religión y a vivir la fe al margen de los dogmas dictados por la Iglesia.
   No en vano, un 75% de los españoles no cree o cree muy poco en el diablo. Por añadidura, un 73% rechaza o acepta a regañadientes la idea del purgatorio, en tanto que un 70% es escéptico o incrédulo respecto a la idea del infierno. La existencia de los milagros, de los ángeles, del Espíritu Santo, del cielo y del pecado son elementos del credo católicos que cosechan adhesiones por debajo del 50%.
   Aunque la creencia en Dios es alta, va decreciendo a medida que transcurre el tiempo. Mientras en 1987 creía en la existencia de Dios un 79%, ahora la proporción se ha reducido a un 72,9%. Lo mismo ocurre con la fe en la Virgen María, que, aunque posee un gran arraigo, ha disminuido ligeramente. Los españoles se muestran flexibles en cuestiones dogmáticas y apenas una cuarta parte mantiene que «solamente una religión es la verdadera».
   Educación
   Si bien el catolicismo pierde influencia en algunas esferas de la vida, la Iglesia católica sigue conservando su ascendiente en la escuela. Un 55,7% de los encuestados considera que la religión es muy importante para la educación de los hijos. A juicio de los autores, esta percepción puede deberse a la inexistencia de un código ético inspirado en valores laicos, a lo que se une la «imagen negativa de la educación pública».
   Por lo demás, la institución de la Iglesia no despierta el entusiasmo de los españoles, que tienen más confianza en el sistema educativo (72%), las ONG (62%) o la monarquía (55%). La Iglesia no consigue el aprobado y suscita la adhesión del 40% de los interrogados, la misma proporción que alcanza el Ejército. Sólo en los niveles formativos más bajos la Iglesia conquista la confianza de los participantes en la encuesta. Agricultores, jubilados, pensionistas y personas que ejercen sus labores son los únicos que están conformes con la Iglesia. Por lo demás, la institución eclesiástica consigue crédito en la derecha (56,6%) y la extrema derecha (72,8%), pero mucho menos entre la izquierda.
   El estudio demuestra una fuerte implicación del sentimiento religioso en la ideología política. Cuanto mayor es la inclinación a la derecha del encuestado, con más nitidez aparecen ciertos indicadores religiosos. Para los autores del trabajo, permanece viva la «confusión entre derecha y catolicismo». «La izquierda política es la que presenta con mayor claridad los valores de la máxima irreligiosidad y las posiciones más anticlericales, en el sentido decimonónico de la expresión».
A misa
En cuanto a los católicos practicantes, la situación es muy diversa. Los que acuden a misa una vez por semana representan el 24,2%; los que lo hacen entre una y tres veces al mes son el 14,8%, mientras que los que asisten a la eucaristía en varias ocasiones al año constituyen un 25,2%. Los que se confiesan católicos pero no van nunca a misa son un 25,6%. Asimismo, un 17,1% de los españoles asiste con regularidad a romerías y un 25,9% a procesiones, como las de Semana Santa.
   La encuesta desvela posiciones religiosas muy diferentes en función del sexo. Casi la mitad de las españolas son devotas de algún santo, cristo o virgen, mientras que sólo una cuarta parte de los varones siente ese fervor. Conforme crece el nivel de estudios, disminuye la participación en estas manifestaciones de religiosidad popular."

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...