“La libertad de culto tiene límites” según el fiscal del caso de la joven «exorcizada» en Chaco (Argentina)

El procurador general de la Provincia, Jorge Canteros, indicó este viernes que aún no está determinado si Yanina Juárez, la joven de General Pinedo a la que su hermana le extirpó los ojos durante un presunto exorcismo, también fue abusada sexualmente.

“El fiscal Hugo Baigorri pidió un estudio forense para establecer si las lesiones que presenta en la zona inguinal y genital son compatibles con un abuso sexual”, señaló el funcionario judicial, en diálogo con La Radio 104.7.

En ese sentido, Canteros apuntó que «el resultado del examen estará en los próximos días».

“La causa está en plena investigación”

Por otro lado, mientras Yanina Anabel Juárez, de 23 años, se recupera en el Hospital Perrando, el procurador general confirmó que su hermana menor, de 18 años, permanece detenida y es, por el momento, la única imputada en la causa, que fue caratulada como lesiones gravísimas.

Asimismo, señaló que según relataron la imputada y el resto de los familiares, “el hecho ocurrió en la casa de la familia, donde estaban haciendo un oficio religioso evangelista de extracción (lo que en el catolicismo se conoce como exorcismo), que consiste en oración e imposición de manos, para sacarle el mal del cuerpo a la chica”, y agregó que “fue la misma imputada la que describió que durante esa práctica religiosa, en un momento escuchó una voz interna que le ordenó que debía sacarle los ojos para liberarla de los demonios”.

En ese contexto, Canteros subrayó que “la causa está en plena investigación por parte del fiscal, que deberá determinar el grado de culpabilidad de los presentes, porque en el lugar estaban el padre y otros hermanos, y no hicieron nada para evitar lo que pasó”.

Además, el funcionario judicial señaló que Yanina ya padecía “una enfermedad psiquiátrica importante”, por la cual estaba recibiendo tratamiento, y que la familia buscaba también una contención espiritual a través de un culto evangélico.

“La libertad de culto tiene límites”

Por último, Canteros advirtió que la hermana de la joven gravemente herida, que es la única imputada, “tiene 18 años, por lo que es plenamente imputable”, al tiempo que remarcó que “si bien la libertad de culto está garantizada por la Constitución Argentina, hay límites y acá se han sobrepasado todos los límites de la libertad de culto”.

“Una práctica religiosa de oración e imposición de manos no tiene nada de malo, y hasta creo que es algo bueno, pero llegar al punto de una lesión así es algo que no se puede entender como religioso”, expresó, y concluyó: “Yo, con mis más de 30 años en la Justicia, he visto casos impactantes, entre asesinatos, violaciones y demás, pero nunca me había encontrado con un caso de estas características”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...