La Junta Islámica propone al Papa crear un espacio ecuménico en la Mezquita-Catedral

La Junta Islámica de España, que preside el cordobés Mansur Escudero, ha propuesto por carta al Papa, Benedicto XVI, la creación de un "espacio ecuménico" en la Mezquita-Catedral de Córdoba, templo que está consagrado al culto cristiano pero en el que los musulmanes españoles quieren que se les permita orar, al igual a que a los miembros de otras confesiones.

Dicha carta, a la que ha accedido Europa Press, se le ha remitido al nuncio apostólico de Su Santidad el Papa en España, Manuel Monteiro de Castro, para que éste se la haga llegar a Benedicto XVI y le transmita el deseo de que conceda una audiencia al presidente y al secretario de Junta Islámica de España, Mansur Escudero y Audallah Alberto Conget, respectivamente, para poder "exponer directamente el mensaje" contenido en la carta, en la que, entre otras cosas, se afirma que los musulmanes españoles no buscan apropiarse de la Mezquita de Córdoba ni reinstaurar Al-Ándalus.

De forma concreta, en la carta dirigida al Papa, la Junta Islámica recuerda que el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, "manifestó que no veía inconveniente alguno para que los musulmanes que visitan la Catedral de Córdoba, llamada hasta hace no muchos meses Mezquita-Catedral, pudiesen realizar la postración de respeto y saludo cuando se visita un lugar de oración que contiene un mihrab, y un mihrab como el de Córdoba no es muy frecuente encontrarlo". También se subraya en la misiva que cuando el propio presidente de la Junta Islámica, Mansur Escudero, preguntó a Blázquez, en los 'Desayunos Informativos de Europa Press', sobre por qué no se permitía el rezo de los musulmanes ante el mihrab de la Mezquita de Córdoba, Escudero no albergaba "la intención de causar ningún tipo de alarma", pues, además, el propósito de la Junta Islámica "no es el de apropiarnos de ese bendito lugar, sino el haber llegado a propiciar en él, junto a vosotros (los cristianos) y a otras confesiones, un espacio ecuménico singular y único en el mundo, que hubiese estado cargado de significado para ayudar a la humanidad en el camino de la Paz".

En la carta para Benedicto XVI, de tres folios de extensión, se afirma igualmente que su "pensamiento es sincero" y argumenta que la relación de los musulmanes "con la Iglesia Católica y con todos los cristianos está basada en el mandato que nos señala nuestro Profeta Muhammad (la Paz sea con él)", si bien son conscientes en la Junta Islámica de que " hay hermanos en el Islam que pervierten el mensaje expresado en la Revelación Coránica y muestran las trazas patológicas a las que están expuestas todas las religiones, y que desgraciadamente desconocen el equilibrio y la moderación que contenía el corazón del Profeta". Por ello, desde la Junta Islámica se aclara en la misiva al Papa que su propuesta "no está encuadrada dentro del marco de un falso diálogo interreligioso, como aseguró la CEE en un comunicado, sino que está animada por el optimismo que ha causado el ejemplo de la imagen de Su Santidad en la Mezquita Azul (en Turquía), realizando una oración hombro con hombro, al modo islámico". A este respecto, en la carta se asegura que "los musulmanes españoles no tenemos que recuperar ningún Al-Ándalus nostálgico", puesto que "España es Al-Ándalus y Al-Ándalus es España, y sólo los españoles tienen derecho a su rehabilitación y a su responsable administración".

En cuanto a la Mezquita-Catedral de Córdoba, el deseo de la Junta Islámica es "poder compartir con vosotros (los cristianos) una oración que, al igual que la realizada en la mezquita Azul de Estambul, sirviera para despertar las conciencias de cristianos y musulmanes y demostrara que es posible enterrar enfrentamientos pasados y construir de cara al futuro un verdadero encuentro ecuménico", de ahí "la importancia que tiene esto para la apertura y la construcción de un diálogo interreligioso, que no es que sea falso, sino que no existe". Así, para la Junta Islámica, "el único diálogo interreligioso es la oración", es decir, que "la oración común y el compartir la donación de uno mismo a los demás es el único diálogo interreligioso posible y que hasta ahora no hemos hecho realmente, ni unos, ni otros". 

En conclusión, en la carta se invita a los cristianos "a construir un nuevo ejemplo, a lanzar un nuevo mensaje de esperanza al mundo, a demostrar juntos, a los escépticos, que es posible enseñar a los violentos, a los cerriles, a los intolerantes, a los que temen al otro, en una u otra creencia, en una u otra cultura, a los antisemitas, a los islamófobos, también a los que creen que sólo el Islam tiene derecho a permanecer en el mundo, que la oración es el arma más fuerte que el ser humano pueda haber imaginado". 

De modo que, para conseguir dicho objetivo, la Junta Islámica va a impulsar "una nueva serie de iniciativas encaminadas a inspirar la conciliación entre musulmanes y católicos, y a fomentar espacios y momentos de oración y de encuentro, para lo que desearíamos vuestro apoyo, y que vuestra respuesta fuese positiva", deseando entre tanto a los cristianos una "feliz Navidad" y que "Dios os bendiga a vosotros y a la Iglesia con abundancia, y de nuestra parte: Paz".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...