La Junta Islámica pide el culto compartido en la mezquita de Córdoba

A raíz del enfrentamiento entre los guardias de seguridad y un grupo de musulmanes austriacos, a los que impidieron rezar

La Junta Islámica ha lamentado los hechos que ocurrieron ayer en la Mezquita-Catedral de Córdoba, cuando guardias de seguridad y un grupo de musulmanes austriacos se enfrentaron "violentamente", al impedir los primeros que éstos rezaran.

Al respecto, la entidad islámica pidió en un comunicado que "tanto los musulmanes como los encargados de la seguridad del templo deberían evitar llegar a este tipo de situaciones en cualquier sitio y, más aún, en un lugar sagrado".

Asimismo, explicó que "las diferencias en la denominación o en las formas de culto no deberían ser un impedimento para que en un lugar tan singular como la Mezquita-Catedral, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y en la que en ciertos periodos históricos se llevó a cabo un culto compartido, pudiera de nuevo permitirse éste".

Para la Junta Islámica, compartir reforzaría la imagen de Córdoba como lugar de encuentro y cooperación entre las diferentes confesiones, aumentaría sus posibilidades de nominación como capital cultural europea en 2016 y daría sentido a las declaraciones de ecumenismo que, en repetidas ocasiones, ha hecho la Iglesia católica.

Para la Junta Islámica, el culto compartido reforzaría la imagen de Córdoba

Según recordaron, las reiteradas peticiones que la organización musulmana ha hecho de "una forma pacífica y desde el más estricto respeto a la legalidad, en el sentido de que se permitiera el uso compartido ecuménico del templo, de haberse atendido, hubieran evitado incidentes como el que se produjo ayer".

La Junta Islámica ha mantenido entrevistas con los distintos obispos de Córdoba y ha enviado peticiones a la Conferencia Episcopal, el nuncio apostólico e incluso al Papa. Asimismo, se han llevado a cabo reuniones islamo-cristianas de "alto nivel" en el Vaticano, "buscando siempre el entendimiento, la concordia, el diálogo y la cooperación interreligiosa".

Situaciones como la que ayer se produjo "contradicen precisamente el espíritu de convivencia y reconocimiento que, desde hace ya más de dos décadas", se propone desde la Junta Islámica, "dificultando el diálogo interreligioso y la convivencia intercultural".

Ataque "organizado"

Por su parte, el Obispado de Córdoba ha emitido un comunicado en el que lamenta "el desagradable incidente" ocurrido ayer en el que, según este órgano religioso, 118 "visitantes extranjeros" provocaron "de manera organizada un reprobable episodio de violencia".

Los visitantes provocaron "de manera organizada un episodio de violencia" 

El comunicado explica que los protagonistas del altercado, dos de los cuales han pasado la noche detenidos en dependencias policiales y están a la espera de decisiones judiciales, fueron advertidos, "como marca el protocolo de visita turística del templo catedralicio, de que no podían celebrar ningún acto de culto musulmán en dicho recinto". Por ello, "se les invitó a continuar la visita o a abandonar el templo".

Según el Obispado, los visitantes agredieron a dos de los guardias de seguridad "lo que hizo que, tras ser requeridos, tuviera que actuar la Policía Nacional para poder desalojarlos y garantizar la seguridad de las personas". La diócesis cordobesa ha manifestado su "gratitud y solidaridad" a los dos guardias de seguridad "que en el impecable cumplimento de su deber profesional han sufrido serias lesiones físicas en sus personas".

Ambigüedad en la denominación

La asociación musulmana consideró que "existe una ambigüedad en la denominación del templo que pudiera explicar la frecuente confusión de quienes lo visitan y los incidentes que se producen en él".

También añadió que "tanto la difusión publicitaria como los medios de comunicación, al hacer referencia al templo, emplean indistintamente los términos 'Mezquita' o 'Mezquita-catedral', lo cual, para quienes no conocen la prohibición del Cabildo de realizar la oración islámica en el recinto, induce a una clara confusión".

"Es práctica habitual de los musulmanes postrarse en señal de respeto al entrar a una mezquita, por lo que no es de extrañar que un turista extranjero y musulmán así lo haga cuando entra en un lugar que institucionalmente es denominado en los diferentes soportes publicitarios, carteles, folletos o señales municipales, 'Mezquita de Córdoba' o 'Mezquita-Catedral'", matizó la Junta Islámica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...