La Junta asegura que la pluralidad educativa está garantizada y rechaza las críticas del obispo

Martel afirmó que se «respeta escrupulosamente» el derecho a una formación según convicciones

COMENTARIO: Mientras la Delegación de Educación y la COnsejería permiten que un colegio en Vélez Málaga mantenga los crucifijos pese a nuestras denuncias y las de padres afectados, porque el Consejo Escolar lo ha decidido y ellos respaldan. ¿Así se respeta la pluralidad? ¿Así se respeta el derecho de los padres y los niños a recibir la enseñanza conforme a sus convicciones? Parece que ese derecho sólo lo tienen los católicos, y entonces deja de ser derecho para convertirse en privilegio. Y la socialista Junta de Andalucía se lo mantiene. Y ahora Rubalcaba nos quiere hacer creer que va a promover el laicismo. ¡Cuánto engaño!


La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Remedios Martel, afirmó ayer que "la pluralidad educativa está garantizada en la actualidad en la provincia" y rechazó, por tanto, las críticas del obispo, Jesús Catalá, sobre la educación concertada en Málaga.

En ellas, Catalá criticó que estos colegios reciban un 30% menos de presupuesto que los estatales y que la Junta no les conceda la ampliación de los cursos superiores. Martel, "desde el más profundo respeto por todas las opciones religiosas y opiniones políticas", manifestó su "absoluto rechazo a las desafortunadas declaraciones".

"Los gobiernos deben asegurar una educación pública y de la mayor calidad para todos los ciudadanos, con independencia de cuales sean sus creencias políticas y religiosas, por lo que no son entendibles las críticas efectuadas por el obispo malagueño", declaró la delegada y añadió que más del 23% del alumnado malagueño acude a centros privados, la mayoría de ellos de titularidad religiosa, y de ellos más del 19% están sufragados con fondos públicos.

Lamentó también que el obispo se hiciera eco de la campaña contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, aduciendo "adoctrinamiento" y que "confunda educar en el respeto a todas las opciones vitales y a todos los modelos de relaciones entre personas". Según Martel, "asegurar que eso es totalitarismo indica poco del conocimiento de ese término por parte del obispo malagueño".

Por último, la delegada indicó que "se respeta escrupulosamente" el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación de acuerdo a sus propias convicciones, tal como señala el artículo 27 de la Constitución.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...