La Iglesia dejará sin médico a los vecinos de Azcona (Navarra)

El Arzobispado reclama el edificio de la consulta que se adjudicó durante la dictadura

La Iglesia va a dejar sin consultorio médico a Azcona, un pequeño pueblo navarro de solo unos 80 habitantes dependiente del Ayuntamiento del Valle de Yerri. Y es que el edificio en el que actualmente el médico pasa consulta cada miércoles fue escriturado en los años 50 como propiedad eclesial, según una carta remitida por el Arzobispado de Pamplona-Tudela al concejo local, en la que da de plazo hasta el 31 de marzo para abandonar el local. Los vecinos no salen de su asombro: el concejo lleva años ocupándose del edificio del consultorio e incluso ha pagado sus obras de reparación y mejora.

En los años 50 la Iglesia escrituró a su nombre numerosos edificios que han venido teniendo un uso público y que ahora están siendo reclamados de nuevo. Es lo que ha ocurrido en el pequeño pueblo navarro de Azcona, una localidad de solo 84 habitantes que depende del Ayuntamiento de Valle de Yerri y al que el Arzobispado que preside Francisco Pérez González reclama ahora el desalojo del edificio que los vecinos utilizan como consultorio médico.

Mantenimiento a cargo del concejo
Hasta ahora, el edificio había sido utilizado por el concejo de Azcona para que, una vez por semana, un médico de la localidad vecina de Lezáun atienda a los vecinos. El propio concejo corre con los gastos de este edificio, y pagó también obras de remodelación en el local hace varios años. Sin embargo la Iglesia alega en su carta que el concejo está utilizando el edificio “en precario”, y le da un plazo hasta el 31 de marzo para desalojarlo, según informó el periódico local Diario de noticias.

La Iglesia debe esperar
El Arzobispado exige que se abone un alquiler, y amenaza con llevar al concejo ante los tribunales si no abandona la casa. El presidente del concejo, Unai Gardoqui, explicó que tiene previsto reunirse con el Arzobispado para “ver las posibilidades que hay” de mantener el consultorio, ya que, según dijo, “la casa cuenta también con un salón separado de la vivienda y con otra dependencia” que se escrituró “a nombre del concejo”. A su juicio, la Iglesia debe “esperar un poco más” para que se produzca el desalojo.

Un derecho para los vecinos
Por lo que pueda ocurrir, el concejo ya ha solicitado una subvención al departamento de Salud de Navarra para poder acondicionar otro local, propiedad municipal, para convertirlo en un nuevo consultorio. Según recordó el concejal Jesús María Moreno, “el acceso a la sanidad es un derecho” y la ausencia de un consultorio en el municipio haría que “muchos vecinos, sobre todo los más mayores, no podrán acceder a la sanidad”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...