La iglesia de San Nicolás en Valencia reducirá las campanadas para rebajar el ruido tras acuerdo con el Ayuntamiento

Las campanas de la iglesia de San Nicolás, situada en pleno casco histórico de Valencia, reducirán los toques para evitar molestias a los vecinos del entorno, que presentaron una queja ante la Sindicatura de Greuges -el defensor del pueblo valenciano- y el Ayuntamiento de Valencia. La Concejalía de Medio Ambiente ha mediado y se ha pactado con el párroco del templo una reducción en el número de tañidos.

A partir de ahora no se llevará a cabo el volteo de campanas generalizado a lo largo del día, sino que tocarán con normalidad con un solo tañido durante la jornada, y solamente se voltearán a las doce del mediodía y durante los días especiales de las festividades del calendario litúrgico, según EP.

Según la concejal de Medio Ambiente de Valencia, Pilar Soriano, «cuando surgen problemas entre vecinos de la ciudad, como ha sido este caso, debemos actuar siempre con cautela y prudencia, y sobre todo apelando al diálogo para intentar solucionarlos».

En palabras de la edil, «desde el equipo de gobierno queremos que suenen las campanas y que haya una buena convivencia entre los vecinos». La concejal ha confirmado que desde su departamento están trabajando «desde hace prácticamente ocho meses en la ordenanza que regula la contaminación acústica, ya que el actual texto fue redactado por el PP en 2008 y ha generado muchísimos problemas entre los vecinos, dada su absoluta ineficacia».

El Ayuntamiento ya ha adaptado el volumen de su propio carrillón, al que hace sonar únicamente en horario diurno, y restringiendo el uso del amplificador.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...