La Iglesia católica estará presente en el homenaje del Estado “cívico y justo” a las víctimas de la Covid-19 y otros temas tratados en la Permanente de los obispos

Rueda de prensa en la sede de la Conferencia episcopal, cuando todavía no se han apagado los ecos del reciente funeral por las víctimas de la Covid-19 celebrado en La Almudena. Los obispos agradecen la presencia de las instituciones, desencadenada a raíz de la aceptación de la Casa Real, y, a su vez, estarán presentes en el homenaje “cívico y justo” del Estado. En esta nueva etapa, el secretario del episcopado, Luis Argüello, asegura que hay que pedir responsabilidades y, se pregunta, especialmente, si “el criterio para decidir el racionamiento” en los hospitales fue el carnet de identidad, al tiempo que clama por “un pacto escolar”, pide diálogo e invita a los creyentes a volver presencialmente a misa, pero “con prudencia”.

“Me alegra que nos podamos encontrar presencialmente y por vía telemática”, comenzó señalando el secretario y portavoz de los obispos, Luis Argüello, en la rueda de prensa para informar sobre el desarrollo de la Comisión Permanente del episcopado.

Una Permanente “marcada por la celebración de la eucaristía en La Almudena, en la que oramos por todos los fallecidos a causa de la pandemia y en tiempo de la pandemia. Para unirnos en algo que sentimos como un deber: pedir por los vivos y por ls difuntos”.

Luis Argüello enumera los temas abordados por la Permanente (integrada funcional y territorialmente), formada por 29 obispos, en un diálogo sobre la “vivencia de estos cien días del estado de alarma ocuparon un alto tiempo”.

Y pasa a hablar de los funerales previstos: “Hay multitud de parroquias españolas en las que se están realizando exequias por los difuntos de la Covid, asi como en las catedrales (la mayoría el día 25 o 26), además de la del pasado día 6 de julio”. El día 26, día de los abuelos, un recuerdo especial sobre el sufrimiento de los ancianos, con un número “estremecedor” de fallecidos en las residencia, “un verdadero drama”.

El portavoz menciona especialmente a los medios de la Iglesia: “Reconocimiento especial a los trabajadores de Cope y Trece por su servicio especialmente relevante para toda la sociedad, especialmente para la comunidad católica, que ayudaron a muchas personas a vivir una experiencia extraordinaria de iglesias domésticas”.

Turno de preguntas

Preguntado por la discriminación de la escuela concertada respecto a las ayudas económicas del Estado, Argüello dijo: “Ante las consecuencias económicas de la pandemia, no cabe duda que el sistema educativo español necesita una ayuda. La red concertada participa en el espacio publico y forma parte de la red pública de educación en España. No entendemos que se haya aprobado un criterio y que se excluya a una parte que representa casi un tercio de la red pública en España. Un año más, además, podemos decir que el gasto que supone para las arcas publicas un puesto en la red pública estatal es bastante más alto que un puesto en la red de iniciativa social. Creemos que todavía estamos a tiempo de que se revise.Tiene que ir al Congreso, donde esperamos que este criterio pueda reformarse y todo nuestro sistema público de educación reciba las ayudas que se precisen”

Además, “la ley de Educación está en el telar. Nos sorprendió que se avanzase en época de pandemia. Hacemos un llamamiento al pacto escolar. Preocupados por la enseñan pública. Nos preocupa el considerar que están en el mismo rango de responsabilidad educativa los padres y el Estado en una sorprendente propuesta de coeducación entre los padres y el Estado. Los responsables de la educación son los padres. El Estado ayuda”.

“También nos preocupa que la solicitud de los propios padres no se tenga en cuenta, asi como por el estatus de la educación moral y religiosa en la escuela. La Iglesia española (obispos, escuela católica) tenemos un deseo vivo de diálogo, de llegar a acuerdos. Sabemos que hay perspectivas diversas y que tenemos que encontrar un lugar común en el que se reconozcan y respeten los derechos de todos. Estamos preocupados, deseamos dialoga y anhelamos un encuentro y un espacio común en la plaza pública que es de todos”, explicó.

Funeral de Estado

“Sí, hemos recibido una invitación a participar. Funeral o exequias es una expresión del ámbito religioso. El acto del a Plaza de la Armería es un acto cívico social y justo que se realice. Nuestro funeral se notificó a las instituciones básicas del Estado: Gobierno, poder legislativo, poder judicial, Fuerzas Armadas, asi como las autoridades locales de Madrid. También se lo comunicamos a las diversas confesiones cristianas: evangélicos, luteranos y ortodoxos. Como también a otras religiones, como musulmanes y judíos, que también participaron. También se le comunicó a las familias de los fallecidos y a instituciones relacionadas con el mundo de la sanidad, que tanto han sufrido. Agradecemos muchísimo la presencia de todos los que han querido participar en un acto singular y propio de la Iglesia católica, que siempre tiene un atrio, en el que estamos siempre dispuestos a encontrarnos con quien quiera. Notificamos también a la Casa Real esta celebración de esta misa de difuntos. Desde el viernes que la Casa Real lo comunica se produce una avalancha de peticiones para poder participar. Lo cual logísticamente es complicado”.

¿Echaron de menos al presidente del Gobierno o al vicepresidente en el funeral de La Almudena?

“No hemos hecho invitaciones personificadas, sino institucionales. Todas las invitadas han estado presentes. Cada una es muy libre de valorar quién viene por parte de cada una de ellas. Algo que respetamos porque está en la libertad religiosa y de conciencia. Agradecemos que todas las instituciones han respondido haciéndose presentes”.

Reunión Omella-Calvo y creación de grupo de trabajo

“Después de ésa entrevista, formamos nuestro equipo y se lo comunicamos a la vicepresidencia del Gobierno del equipo de diálogo en los temas referidos a la economía, situación fiscal de la Iglesia y asuntos jurídicos. No hemos recibido respuesta. No se ha celebrado ningún encuentro todavía. Hemos dado pasos también para poder dialogar con el ministerio de Educación. Podremos vernos en los próximos días o semanas. Se ha ralentizado la aprobación de la ley, quizás haya más tiempo para poder dialogar las cosas”.

Sobre el vicepresidente Iglesias

“Nosotros decimos que no se debe insultar. No sé si esa interpretación de las declaraciones del vicepresidente es la correcta. La vida social española pide una llamada fuerte a la colaboración, pero para eso hace falta ser libre. Responsabilidad social y libertad son inseparables. Lo que está en juego es la libertad. Y, en ese sentido, los medios de comunicación social en nuestro sistema democrático deben tener la libertad para informar y para criticar y colaborar al bien común. Los insultos para nadie ni por nadie. La libertad de información para todos y por todos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...