La Iglesia Católica cubana cree que el Gobierno ‘entiende cada vez más’ su papel

No obstante, aún siguen pendientes temas como la participación en el área educativa o la presencia más ‘sistemática’ en los medios de comunicación, dice el obispo auxiliar de La Habana.

La Iglesia Católica de Cuba se siente «contenta» con el acercamiento con Estados Unidos y quiere colaborar para que ambos pueblos puedan relacionarse de la manera más «plenamente posible», declaró en una entrevista con EFE el obispo auxiliar de La Habana, Juan de Dios Hernández, integrante de la comisión que prepara la visita papal del 19 al 22 de septiembre.

«La Iglesia se siente verdaderamente muy contenta siempre que acontece una realidad así, siempre que dos pueblos divididos se unen», afirmó Hernández.

«Siempre que haya puentes y no muros, siempre que haya posibilidades de sentarnos a hablar, la Iglesia crece», dijo el obispo. Añadió que la misión de la Iglesia consiste, entre otras cosas, en lograr que «cada pueblo logre la mayor unidad posible con el resto de las naciones».

El viaje del papa Francisco a la Isla se producirá en un momento histórico, en pleno proceso de restauración de las relaciones con Estados Unidos, un giro diplomático que contó con el apoyo y mediación del Vaticano y del pontífice argentino personalmente.

«No es extraño para nosotros que el papa Francisco hubiese tratado como de hecho fue, de que estos dos pueblos tan cercanos se unieran una vez más y creo que lo seguirá haciendo», aseveró el prelado.

En ese sentido opinó que en esta visita pastoral del pontífice, que desde Cuba viajará a Estados Unidos, es «indiscutible» que entra la misión de la Iglesia encaminada a «aunar en las diferencias, tratar de tirar puentes entre realidades que han estado divididas y apostar por el diálogo».

«En la medida en que se nos dé espacio para ello vamos a seguir colaborando, creo que es algo intrínseco a la misión de la Iglesia, colaborar para que la cercanía entre los pueblos sea cada vez más cercana», insistió.

Hernández cree que la aproximación entre Washington y La Habana también se reflejará en la vida de la Iglesia en la medida en que los dos pueblos tengan «más posibilidades de intercambiar (…) de que nuestras familias avancen más en eso que tanto nos duele a todos, en nuestra propia piel, que es la división, y el hecho mismo de que dejemos de insultarnos y podamos conversar».

En conclusión, considera que si el pueblo se beneficia de esta nueva etapa de relaciones también «se beneficia la Iglesia».

Francisco será el tercer papa que recibe Cuba, después del histórico viaje que realizó Juan Pablo II en enero de 1998 y la posterior visita de Benedicto XVI, en 2012.

Se trata de un acontecimiento que, para Juan de Dios Hernández, «es un privilegio como latinoamericanos y como cubanos».

Además considera que esta visita tiene lugar en un momento en el que «cada vez más el Estado cubano entiende el papel de la Iglesia» Católica y los diálogos entre ambos son «constructivos».

Aunque considera que Iglesia y Estado han avanzado en sus relaciones, cree que «se puede avanzar más».

Para ilustrar esos avances menciona el hecho de que el Gobierno cubano haya permitido construir nuevos templos y haya ido devolviendo a la Iglesia Católica de una manera «gradual» algunos que le había expropiado en los primeros años tras el triunfo de la revolución de 1959, cuando se tensaron las relaciones.

También indicó que se está permitiendo a religiosas dar asistencia a enfermos en hospitales y comienzan a abrirse espacios para que la Iglesia atienda a personas de la tercera edad cuando Cuba se enfrenta al reto de un progresivo envejecimiento poblacional.

Pero reconoció que están pendientes otros aspectos como la participación de la Iglesia en el área educativa del país o su presencia más «sistemática» en los medios de comunicación.

Sobre los preparativos en marcha para la visita del papa Francisco, Hernández adelantó que se espera que asistan invitados como los cardenales de Boston, Sean O’Malley; de Nicaragua, Leopoldo Brenes, y Panamá, José Luis Lacunza.

Además son esperados en Cuba los arzobispos de Miami, Thomas Wenski, y de Puerto Rico, Roberto González, junto a religiosos y peregrinos latinoamericanos y de Estados Unidos.

Entre las actividades del pontífice en la Isla, Hernández resaltó la reunión que mantendrá con Raúl Castro, las misas que oficiará en las ciudades de La Habana, Holguín y Santiago de Cuba, donde se desplazará en tres «papamóviles» fabricados en la Isla, así como sus encuentros con familias, jóvenes y enfermos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...