La Iglesia católica creará un centro de aprendizaje a distancia para evitar casos de pederastia

Conferencias episcopales y órdenes religiosas se reúnen en el Vaticano para asegurar «la protección de los niños» Asociaciones de víctimas tachan la iniciativa de inútil y de acto de «relaciones públicas»

Delegados de 110 conferencias episcopales y superiores de 33 órdenes religiosas inician este lunes un encuentro sin precedentes en Roma, bajo el lema "Hacia la curación y la renovación", para buscar soluciones de fondo contra los casos de pederastia que han sacudido a la Iglesia en los últimos años.Sin embargo, varias asociaciones de víctimas han criticado el encuentro, a su juicio inútil y organizado solo para salvar la cara a la Iglesia.

Cerca de 10 años después del estallido del escándalo en EEUU, seguido de revelaciones en cadena desde Europa hasta Australia, este simposio, que durará hasta el jueves, tiene como objetivo asegurar en el futuro la "protección de los niños" y también de los "adultos vulnerables".

Cuarenta ponentes tratarán todas las dimensiones del problema, desde la influencia de la pornografía en internet  a la formación de los sacerdotes. Entre las medidas concretas que se tomarán, destaca la creación de un centro de aprendizaje a distancia para que todos los religiosos del mundo se familiaricen con "las mejores prácticas, las consignas de la Iglesia y los saberes psicológicos". El centro tendrá sedes en Ghana, Kenia, Argentina, Ecuador, India, Indonesia, Alemania e Italia.

En un mensaje dirigido a los participantes, el papa Benedicto XVI ha llamado a "aliviar a las víctimas" y a una "profunda renovación de la Iglesia". "Es una responsabilidad mayor, ante esta herida abierta en la Iglesia, hacer cuanto sea necesario para que estos hechos no se reproduzcan", ha declarado a Radio Vaticano François-Xavier Dumortier, rector de la Universidad Gregoriana, que alberga un simposio que no busca "un efecto de visibilidad", ha afirmado.

Asumir la responsabilidad

Para el jesuita y psicoterapeuta Hans Zollner, organizador del simposio, "lo esencial para la Iglesia es asumir la responsabilidad por el mal cometido". Pero las respuestas de las víctimas son diversas: para algunas, "demasiado heridas, el capítulo de la Iglesia está cerrado". Otras "desean ayudar para que esto no se repita", ha declarado a Radio Vaticano.

Sue Cox, coordinadora de Survivors Voice, une asociación de víctimas en Europa y EEUU, es muy crítica con la iniciativa: "No han invitado a los que no están de su lado. Solo es teatro, esto no sirve para nada y solo es un golpe de efecto de relaciones públicas". La Iglesia debería abrirse a una investigación de una autoridad independiente", ha añadido.

La irlandesa Marie Collins, violada por un sacerdote en un hospital de Dublín cuando era una niña, es la única víctima que participará en el simposio. Su decisión no ha sido fácil: "Se han expresado muchos lamentos por las malas acciones de los culpables, pero pocos por la protección que les dieron sus superiores. No parece haber castigo para estos dirigentes que han tapado los abusos deliberadamente o por negligencia", ha declarado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...