La Eurocámara exige a Irán que libere a las activistas encarceladas por no llevar velo

“Queremos que se dejen de usar nuestros cuerpos como símbolos religiosos y banderas patrias en cualquier rincón del mundo”. Las palabras de la eurodiputada de Unidas Podemos, María Eugenia Rodríguez Palop durante su intervención en el Pleno del Parlamento Europeo reflejan la posición de la práctica totalidad de la cámara, que ha exigido a Irán que libere a todas las activistas condenadas por protestar por la obligatoriedad del uso del velo.

En total, el Parlamento pide la liberación de doce activistas iraníes, entre las que están las tres detenidas por haberse quitado el velo y repartir flores en el metro de Teherán en abril con motivo de la celebración del 8 de marzo, día internacional de la mujer: Yasaman Aryani, su madre Monireh Arabshahi, y Mojgan Keshavarz.

El caso de la muerte de otra activista, Sahar Jodayari, quien se prendió fuego a lo bonzo la semana pasada frente al tribunal que la juzgaba por haberse colado en un estadio de fútbol disfrazada de hombre, ha llevado la violación de los derechos de las mujeres en Irán a las portadas de la prensa mundial, y ha sido uno de los casos que más ha indignado a los eurodiputados.

Casi la totalidad de la cámara ha votado a favor de una resolución que condena “en los términos más enérgicos la continua represión ejercida contra las mujeres por oponerse al uso obligatorio del velo y por ejercer sus derechos a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica”. Solo siete eurodiputados han votado en contra.

La resolución urge además al Gobierno de Teherán a respetar la libertad de las mujeres para elegir su propio código de vestimenta. “No hay cultura, identidad nacional o creencia religiosa que pueda utilizarse para violar nuestra dignidad y nuestros derechos. Ni para vestirnos ni para desvestirnos”, ha denunciado María Eugenia Rodríguez Palop durante su intervención.

El texto aprobado por la Eurocámara pide también al poder judicial iraní que ponga fin al “acoso permanente a defensores de los derechos humanos, abogados y periodistas”.

La acción del Parlamento busca presionar a la Comisión Europea para que llame la atención a las autoridades iraníes. «La Comisión puede tener una respuesta más firme, la debe tener y está en nuestras manos presionar para que la tenga”, explica Rodríguez Palop en declaraciones a Público tras la sesión plenaria.

En cualquier caso, el efecto más inmediato de este tipo de resoluciones, como reconoce la eurodiputada, es “visibilizar un problema y poner de manifesto que hay un acuerdo entre 28 países acerca de ese asunto”.

Aunque el tema ha saltado a la opinión pública en las últimas semanas, Rodríguez Palop, que ya había enviado una carta a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, pidiendo la liberación de las tres activistas del metro de Teherán, afirma que es un problema de fondo que no se suscita únicamente a partir de un suicidio. “Tiene que ver con la situación de las mujeres a los que no se les permite libremente llevar o no llevar velo”, explica.

El actual ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, relevará a Mogherini como Alto Representante, si supera el examen de la Eurocámara en las próximas semanas. Si es aprobado, será por tanto quien tenga que presionar a Irán desde que acceda al cargo el 1 de noviembre. La diputada Rodríguez Palop se muestra confiada en que el PSOE tiene una consciencia feminista y que por tanto Borrell podría mostrar una sensibilidad hacia estos problemas. “Puede haber discusiones en otros temas [entre Unidas Podemos y PSOE], pero hay temas en los que no hay discusión”, asegura.

Otros cuatro eurodiputados españoles han intervenido para apoyar la resolución. La socialista Soraya Rodríguez ha exigido a Teherán que ponga fin a una “verdadera campaña de acoso y persecución contra las mujeres activistas, contra las abogadas que defienden sus derechos, y contra las periodistas que difunden sus actos”.

Ernest Urtasun (ICV-Verdes) ha pedido a Bruselas que incluya la petición de la liberación de las activistas en sus negociaciones para un nuevo tratado nuclear con Irán. “Los tambores de guerra deben quedar lejos y tenemos que poner toda nuestra energía para que eso funcione, pero esto debe ir estrechamente vinculado a la defensa de los derechos humanos en el país”. Urtasun ha llamado a “que el feminismo impregne el conjunto de la política exterior de la UE”.

El diputado verde ha denunciado además que las mujeres iraníes “siguen fuertemente discriminadas en cuestiones de estatus personal relacionadas con el matrimonio, el divorcio, la herencia, la custodia de los hijos y están marginadas en el ámbito económico”.

La popular Rosa Estaràs ha centrado su denuncia en el caso de la activista fallecida la semana pasada: “su único delito es ser mujer en un país donde los hombres determinan las vidas de las mujeres y las privan de sus derechos humanos básicos”.

Por su parte, el socialista Juan Fernando López Aguilar ha subrayado la relevancia de que haya sido casi la unanimidad de la cámara, “algo raro”, la que ha apoyado la condena a Irán por la “violación sistemática y flagrante de los derechos de las mujeres y su discriminación”. López Aguilar ha apoyado además la propuesta de Urtasun de incluir esta exigencia en las relaciones diplomáticas de Bruselas con Teherán.

Las resoluciones del Parlamento Europeo son un mecanismo habitual de la cámara para denunciar casos de violación de los derechos humanos y defender los principios de la democracia y del Estado de Derecho.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...