La directora de Asuntos Religiosos pide que la Iglesia se autofinancie

Montserrat Coll afirma que el erario no tiene por qué «subvencionar las fes» ? Medio millar de cristianos de base debaten en BCN sobre las religiones

La directora general de Afers Religiosos del Govern, Montserrat Coll, no se mordió la lengua ayer a la hora de expresar, en presencia del obispo de Sant Feliu de Llobregat, Agustí Cortés, la posición del Ejecutivo catalán en materia de financiación pública de la Iglesia católica. "No hay que subvencionar las fes. La Iglesia tiene que autofinanciarse. Sí ha de recibir apoyo el servicio que presta a la sociedad, como la asistencia social o la conservación del patrimonio artístico", afirmó en la segunda jornada del IV Congreso de la asociación Cristianisme al Segle XXI que se celebra hasta hoy en Barcelona.
   Coll jugaba en campo propio. A pesar de que al tomar la palabra se disculpó porque su discurso no iba a tener "el nivel y la aportación teológica e intelectual" de las dos intervenciones que le habían precedido, protagonizadas por el obispo Cortés y la teóloga Rosa Cursach, la suya fue la más aplaudida por el medio millar de asistentes al acto, en el colegio de los jesuitas de Sarrià. Cristianisme al Segle XXI reúne a lo más granado de las comunidades católicas de base que sobreviven en Catalunya, de cuyas filas procede Coll, de ahí que no fuera extraña la calurosa acogida que le brindó el auditorio.
   La directora general se explayó sobre la necesaria separación entre el poder político y las confesiones religiosas y no ahorró un punto de autocrítica. "Admito que se dan algunas posiciones, desde algunas instancias públicas, de laicidad mal entendida: cuando se quiere ignorar o silenciar el hecho religioso, como si no existiera ni fuese importante para tantas personas", afirmó. Y, a continuación, aclaró a que se refería:"¿Por qué no han de ir las autoridades civiles a la inauguración de un lugar de culto a un acto litúrgico si les invitan?", se preguntó.
   Coll quiso hacer visible esa voluntad de colaborar sin renunciar a recordar que "la escuela pública no tendría que ser el lugar donde se imparte religión confesional, sino información de todas las religiones".
MARGINAR A LA MUJER
   Más adelante defendió el derecho que tienen las autoridades religiosas a criticar al poder político, pero advirtió que la jerarquía "no debería hacer ningún tipo de llamamiento a políticos y funcionarios que profesan la misma fe para que obren políticamente de una forma determinada." La directora general también reclamó a las instituciones religiosas que "no continúen marginando a la mujer con supuestas razones teológicas, manteniéndola alejada de la toma de decisiones o no considerándola apta para algunos servicios eclesiales".
   El obispo Cortés realizó una intervención densa, en la que reclamó a la sociedad que no margine "el espacio religioso" y admitió que la Iglesia "puede tener la tentación de invadir el terreno del César" de forma similar a las intromisiones civiles en el ámbito eclesiástico. El moderador del acto, Jordi Porta, destacó que en 1999, en el primer congreso de Cristianisme al Segle XXI, los prelados invitaron a los católicos a no acudir, mientras que esta vez uno de ellos había aceptado participar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...